La Kawasaki Ninja ZX-6R 636 2019 sigue rugiendo fiel a la personalidad de Akashi

La Kawasaki Ninja ZX-6R 636 del 2019 sigue siendo la radical supersport con el ilustre apellido Ninja, ahora de nuevo con su conocido motor 636 y con leves cambios que la mantienen al pie del cañón, en un mercado muy poco agradecido. Nosotros la hemos probado en el Circuito de Albacete y te contamos como va.


La Kawasaki ZX6R 2019 en 5 tweets

  • Poderosa en medios, rabiosa en altos, así es la 636 2019, fiel a su legado.
  • Radical de geometría, sin concesiones, cada vez más enfocada para circuito.
  • Ciclo al día, merecido notable para el poderoso motor 636.
  • Neumáticos de serie conservadores, pide a gritos una goma más deportiva.
  • Si quieres más información de esta moto, entra en la ficha técnica de la Kawasaki ZX-6R 2019.

La Kawasaki ZX-6R 2019 es la última evolución de la mítica saga Ninja 636. Efectivamente sigue con el portentoso motor 636 cc que recuperó en 2013, y abandonando el motor 599 cc. Para entender mejor la cronología de los propulsores 600/636, debemos analizar el comienzo del modelo ZX-6R:

  • ZX-6R - 1995/1997 - 599 cc (carburación)
  • ZX-6R - 1998/2000 - 599 cc (carburación)
  • ZX-6R - 2000/2002 - 636 cc (carburación)
  • ZX-6R - 2003/2004 - 636 cc (inyección)
  • ZX-6R - 2005/2006 - 636 cc (inyección)
  • ZX-6R - 2007/2008 - 599 cc (inyección)
  • ZX-6R - 2009/2012 - 599 cc (inyección)
  • ZX-6R - 2013/2018 - 636 cc (inyección)
  • ZX-6R - 2019 - 636 cc (inyección)

Así es la cronología del cubicaje de la Kawasaki Ninja ZX-6R, que vio sus momentos más álgidos en las primeras generaciones de inyección, rebasando los 110 cv a la rueda para, a pesar de lo que indiquen las fichas técnicas, perder alguno que otro en los años posteriores al bajar a los 599 cc.

No fue hasta 2013 cuando se recuperó el mítico propulsor de 636 cc, uno de los mejores motores de la historia de Kawasaki, con un equilibrio de carrera x diámetro, una relación peso/potencia y una fiabilidad contrastada a lo largo de los años. Orgulloso servidor de un motor 636 '04 con 110.000 km y mucho circuito, que no ha pedido más que aceite, gasolina y dos reglajes de válvulas en dicho kilometraje. Ahora, como poseedor de una ZX-6R encaro esta prueba con especial esmero, siendo crítico con lo que vea y crea que no han mejorado suficiente, así como con los cambios más positivos.

Opinión Kawasaki Ninja ZX-6R 2019

Lo mejor

Podría mejorar

  • Motor
  • Estabilidad y precisión
  • Chasis
  • Electrónica
  • Instrumentación
  • Cambio semi-automático solo de subida

Precio de la Kawasaki Ninja ZX-6R 2019 y sus rivales

El precio de la Kawasaki Ninja ZX-6R (12.225 €) no se ha disparado como el de la gran mayoría de deportivas, erigiéndose como clara vencedora en este aspecto. Para ubicar esta afirmación deberíamos contrastarla con otras deportivas del segmento supersport como la Yamaha YZF-R6 (15.849 €), que resulta más cara, pero ciertamente viene más equipada en el aspecto electrónico. También deberíamos enfrentarla a la MV Agusta F3 675 (15.490 €). Lamentablemente las viejas amigas CBR600RR y GX-R600 ya no pertenecen a los catálogos de sus respectivas marcas.

Rivales Kawasaki Ninja ZX-6R

Ver más

Novedades y características de la Kawasaki Ninja ZX-6R 2019

La Kawasaki ZX-6R 2019 ha llegado a un exigente mercado, que demanda por ley motos cada vez menos contaminantes. Las leyes que regulan el mercado de la automoción hoy en día ha obligado a todos los fabricantes a rediseñar o ajustar los propulsores de sus motos, propiciando el nacimiento de nuevos modelos, que si bien no suponen un gran cambio general, si lo supone el motor. Este podría ser el caso de la Kawasaki ZX-6R, una supersport que no ha precisado mucho ajuste ya que sus títulos en el Campeonato del Mundo de Supersport avalaban una magnífica base. Sin embargo, para poder circular por carretera y superar las exigencias anti-contaminantes del mercado, Kawasaki ha necesitado ajustar su propulsor... y ya que está, ¿porque no el resto?

Kawasaki sigue confiando en su motor 636 cc que tan buenos resultados ha dado. Tal es así, que los ajustes para rebajar sus emisiones apenas se han notado en sus prestaciones, no como en la competencia. La Kawasaki ZX-6R 2019 sigue ofreciendo 130 cv (al motor) que aumenta hasta los 136 cv en marcha gracias al RAM Air y un par motor de 70,8 nm de par motor.

La estética exterior es otro de los cambios que Kawasaki ha realizado sobre la nueva ZX-6R 2019, ahora con ópticas full LED y claramente inspiradas en la familia Versys, un diseño rompedor aunque subjetivamente algo no apto para todos los gustos. El colín se ha estilizado, hasta relegarse a la mínima expresión en la parte del pasajero.

Más ajustes de la mano de la electrónica, quién protagoniza novedad en la saga ZX-6R. Ahora la nueva 636 cuenta con control de tracción KTRC, sistema inteligente antibloqueo de frenos KIBS (Kawasaki Inteligent Brake System) y dos modos de potencia.

Otra novedad en la Kawasaki Ninja ZX-6R 2019 es el nuevo cambio rápido KQS, aunque por ahora únicamente estará disponible para subida de marcha, y un nuevo embrague asistido anti-rebote que mejora la estabilidad en fuertes frenadas con reducción de marcha.

El ciclo de la Kawasaki Ninja ZX-6R 2019 se compone de una horquilla delantera Showa BFF con regulación tanto en hidráulico como precarga y pinzas de freno radiales Nissin, tal y como venía trayendo la ZX-6R. Los neumáticos son unos Bridgestone Hypersport S22.

Ver más

Prueba de la Kawasaki Ninja ZX-6R 2019

Circuito de Albacete, un día soleado y una Kawasaki Ninja ZX-6R 2019. Así empiezan las historias de amor. Esta podría ser perfectamente la historia con la nueva Kawasaki ZX-6R 2019, una moto que tras un día de circuito, enamora. Todo hay que decirlo, estéticamente no me cautivó, pero tras disfrutar con ella en su hábitat natural, descubres su verdadero atractivo, al fin y al cabo.. ¡es una Ninja!

El segmento de las supersport es cierto que anda de capa caída, y algunas de las 4 grandes ya han renunciado a este nicho... (por ahora), pero no es el caso de Kawasaki, quien domina con mano de hierro el Campeonato del Mundo de Supersport y Superbikes. La nueva Kawasaki ZX-6R 2019 llega tras una renovación estética y mecánica, pero el chasis tampoco varía mucho, sigue siendo esa moto rígida y dura de pelar, con carácter y un largo linaje de carreras. Tras comprender el trasfondo que pervive en la Ninja ZX-6R, hay que encarar las sensaciones con cierta precaución. Digo esto porque, además de rodar con ella en circuito, también estuve circulando por carretera. Al margen de su comportamiento, hay que entender que se trata de una deportiva, y dentro de las deportivas, un modelo radical, un modelo "muy kawa", por lo que seguramente no sea una moto agradable para la vía pública.

Primero explicaremos su comportamiento en circuito, donde la ZX-6R se encuentra mucho más cómoda. Las primeras sensaciones son familiares, sigue el mismo patrón ZX-6R de los modelos anteriores, aunque ahora los semimanillares son ligeramente más amplios o están un poco más abiertos. El depósito también es ligeramente más corto y, ha ganado algo de altura. Las suspensiones por ejemplo, a diferencia de lo que encontrábamos en los modelos predecesores, ahora son más blandas y cómodas (dentro de la radicalidad inherente al modelo). Incluso me atrevo a decir que el tren delantero recibiría de buen gusto un par de vueltas a la precarga y un par de clics menos para ralentizar la extensión. El amortiguador trasero se percibe algo más "seco" que el tren delantero, como toda Kawa que se precie, pero se encuentra dentro de los estándares operativos, no requiere ajuste desde mi punto de vista.

Final de los preámbulos, se abre pista, metemos primera y salimos. Lo primero que percibimos es su cambio semi-automático KQS, o mejor dicho, su cambio rápido, ya que solo asiste la función semi-automática para subir de marcha, para bajar de marcha deberás emplear el embrague como toda la vida. Realmente es una mejora respecto el modelo anterior, pero es una pena que solo asista para subir de marcha ya que, funciona realmente bien, es muy muy rápido, suave y preciso. Pocos cambios semi-automáticos he probado que sean tan buenos como este... pero, de subida solo claro.

Empezamos a enlazar curvas y a calentar. Como buena Ninja, hasta que no esté todo el conjunto caliente (motor-suspensiones-frenos-neumáticos) no termina de mostrarse cómoda. Van sucediendo las vueltas y, la sensación de pilotar con una moto con muy poco ángulo de avance va desapareciendo, y empiezas a comprender que se trata de una máquina muy cañera, que le gusta ir a fondo y que se muestra más efectiva yendo a fondo que "de paseo". Una vez calentado todo el conjunto, donde se incluye al piloto, la moto empieza no solo a comportarse mejor, sino a resultar mucho más divertida; entra a la curva sin querer recolocarse previamente, o sea, del tirón, se vierte hacia el interior de manera incisiva y con ganas, le gusta el freno apretado hasta el ápice y te pide gas desde mitad de curva. Se mueve, sí, pero porque los medios del motor han mejorado bastante (no así los altos, que se mantienen similar a modelos anteriores), y en plena curva, con la máxima inclinación, por lo general, solemos llevar el motor en la zona media. Ahora hay que ser más cuidadoso si decidimos rodar sin ayudas electrónicas, pues el motor es más portentoso en la zona media. Respecto las ayudas electrónicas, el control de tracción funciona sin pegas ni inconvenientes aunque, apenas tiene 3 niveles de ajuste, de los cuales el intermedio y alto son extremadamente conservadores incluso para calle. El primer nivel sin embargo resulta muy discreto, pero en circuito las condiciones cambias, y disponer de un solo nivel de ajuste (usable) del control de tracción limita bastante. Mi solución: desconectarlo (es posible). Debo reconocer que con el control de tracción la moto se tornó mucho más divertida, y tampoco me atrevería a decir que menos eficaz, ya que en términos de eficacia absoluta, el nivel de sensibilidad del control de tracción en el nivel 1 resulta más intrusivo de lo necesario. Está claramente diseñado y desarrollado para un uso más enfocado a la vía pública.

Respecto al KIBS, el sistema inteligente de frenada anti-bloqueo sucede un poco lo mismo. Evidentemente los neumáticos juegan un papel decisivo en esta ecuación, y lo cierto es que el Bridgestone Hypersport S22 es un grandísimo neumático, no para circuito a ritmos altos, ya que condiciona el buen operar de los sistemas de ayuda electrónica.

Las suspensiones son las únicas que se han domesticado un poco, pero como ya digo, un par de vueltas aquí y otro par de clics allá y solucionado. Su comportamiento es muy bueno, y el "feeling" que transmite el tren delantero es terso y directo, sin divagaciones, aunque algo ligero en la salida de las curvas. Sospecho (no pude confirmarlo) que le han acortado la relación respecto modelos anteriores, seguramente un diente menos en el piñón de ataque, pues las marchas son cortas y rápidas, muy rápidas. El motor es muy vigoroso en la zona media, ya lo he dicho varias veces, por algo será, sorprende para ser un 636 (si, es que esa "trampa" de + 36cc se nota, pero ahora más) y ello provoca que el tren delantero ante fuertes aceleraciones o a la salida de las curvas flote un poco. Nada grave, solo peculiar para tratarse de una "600 cc".

Los frenos sería uno de los puntos que podrían mejorar, pero por la simple y llana razón de sus latiguillos de goma. El tacto es bueno, la mordida mejor, y las pinzas son bien conocidas en el mundo, pues son muy cotizadas en el mercado de segunda mano. ¿Qué problema hay? pues la manía japonesa de equipar a sus motos deportivas con latiguillos de goma. Durante un tiempo se comportan. En cuanto empieza a calentarse en exceso el sistema tu vas apretando más para exigir más. Ahí es donde el caucho se expande y pierdes efectividad. Nada nuevo. Unos latiguillos metálicos y tendríamos frenada de aquí al Campeonato del Mundo, pero mientras... con cuidado a partir de la tercera tanda.

El chasis de la nueva ZX-6R 2019 es una de las mejores partes, aunque como ya he dicho, tiene mucha personalidad. Es un chasis fiel a la filosofía racing de Kawasaki, es un chasis ligero, rígido y radical. Es una moto muy divertida, con "infraestructura" de sobra para calzarle unos slicks y seguir ofreciendo rendimiento con tres clics en la suspensión. Y esto, es gracias al chasis que monta. No es un chasis fácil al uso, pero si muy preciso, que llevado por el buen camino, junto al poco peso que supone al tratarse de una supersport, hace que su conducción sea potencialmente muy capaz y divertida. Desde luego que ya no es aquel diamante por pulir que eran los chasis de las primeras generaciones, ahora es más cómodo y fácil, pero no ha perdido gen. No se podrá decir en el próximo modelo que "ha recuperado..." porque no tiene nada que recuperar. El único inconveniente es que hará la conducción más sensible a los desajustes en la suspensión o en las presiones de los neumáticos, pero mientras estos estén en su sitio, amigo, es una de las motos más divertidas y efectivas que existen ahí afuera, sin la necesidad de tanta electrónica.

Ver más

Conclusión y opiniones sobre la Kawasaki Ninja ZX-6R 2019

Si duda, la Kawasaki Ninja ZX-6R 2019 no pasa desapercibida, y gustos estéticos aparte, se trata de una máquina muy efectiva pero que, con un poquito más de perspectiva comercial o de cariño, podría ser "el arma definitiva". Considero que es una base excepcional, y que tiene uno de los mejores motores del mercado, sino el mejor. Tras sus ajustes para sufragar las normativas de emisiones anticontaminantes, la mayoría de modelos perdieron mucho fuelle y potencia. En Kawasaki lo han logrado sin perder ni un solo caballo, y manteniendo el espíritu de un motor con pedegree de carreras. Hay que reconocer que los altos del motor no son tan explosivos, pero ni mucho menos se han amainado, siguen ahí, ahora con un poco más de ruido a favor de la prestación en los regímenes finales, pero sigue buscando la zona roja con rabia.

Sinceramente, mi opinión sobre la Kawasaki Ninja ZX6R 2019 es muy positiva, aunque viendo el despliegue y la tecnología que desarrollan en las cilindradas superiores (segmento Superbike), esta se me queda un poquito huérfana. Me gustaría que volviera a suponer un segmento de interés para las marcas e inviertan en él todo el potencial que si demuestran en las Superbike. No digo esto porque me parezca que no sea buena, nada más lejos, sino porque he descubierto que la base es muy competente y podría ser espectacular con la tecnología que recibe su hermana mayor la ZX-10R.

Ver más

Galería de fotos Kawasaki Ninja ZX-6R 2019

Fotos acción Kawasaki Ninja ZX-6R 2019

Fotos detalles Kawasaki Ninja ZX-6R 2019

Colores Kawasaki Ninja ZX-6R 2019