Así eran las primeras Honda que se embarcaron en la aventura del Rally Dakar

Repaso a la exitosa primera etapa de Honda en el Rally Dakar y a todas sus motos desde su debut en 1981 hasta la incursión en la carrera de la icónica Africa Twin... sin olvidar un interesante "experimento" de dos tiempos a mediados de los '90.


«Un desafío para los que van. Un sueño para los que se quedan». Con ese mantra por bandera, Thierry Sabine envió a los participantes al primer Rally Paris-Dakar hace más de 40 años. Aquellas palabras se convirtieron en históricas. En un tiempo récord, la carrera del desierto evolucionó hasta convertirse en uno de los eventos del deporte del motor más fascinantes y famosos del mundo. Honda también escribió una gran parte de la historia de este legendario rally del desierto en las siguientes décadas.

Fue un comienzo discreto, cuando un total de 90 motocicletas, 80 coches y 12 camiones pusieron rumbo al primer Rally Paris-Dakar el 26 de diciembre de 1978, desde Place Trocadéro delante de la Torre Eiffel. Las motocicletas pioneras en el rally, comparadas con las altamente especializadas de Rally de hoy en día, apenas tenían algo más en común que las dos ruedas. Sencillos motores monocilíndricos de 35 cv montados en sencillos bastidores de motocross. Grandes depósitos de gasolina, la mayoría artesanales, adaptaban las motos para las largas distancias.

Pero Thierry Sabine tenía razón: las retransmisiones de TV del Paris-Dakar fascinaron de inmediato a toda una generación de motoristas y les hicieron soñar con una aventura en África. Los ganadores del Dakar se convirtieron en héroes, y sus motocicletas en iconos.

Honda debuta en 1981


En 1981, Honda aprovechó la oportunidad y fichó al ganador de las dos primeras ediciones del Dakar, el francés Cyril Neveu, de 24 años, para aquella edición del Dakar. Pero el comienzo de la joven estrella se convirtió en un desafío demasiado grande. Durante el prólogo, que tuvo lugar en las afueras de la ciudad de Orleans, residencia de Neveu, la cadena de la XLS 500 se rompió a solo 30 metros de la línea de salida. Se tardó 25 minutos en la reparación.

Después de eso, Neveu no logró ni una victoria de etapa y acabó el rally en la 25ª posición. El potencial de la moto quedó demostrado por sus compañeros de equipo (Vassard, Desheulles, Rigoni), que ganaron cuatro etapas en total.

1982: Honda se corona por primera vez


Para el Dakar 1982, en lugar del importador francés, Honda Racing Corporation (HRC) se encargó de la preparación de las motos del Dakar. La cilindrada del monocilíndrico se aumentó hasta 550cc y la potencia se elevó a 45 cv. Como la transmisión seguía limitada a cuatro velocidades, el embrague también se reforzó para una mayor durabilidad. La capacidad del depósito se incrementó de 32 a 42 litros.

Pero el gran paso adelante fue el nuevo chasis, reemplazando los dos amortiguadores traseros de la XLS 500 por un monoamortiguador con sistema articulado Pro-Link. Con la suspensión progresiva y con más del doble de recorrido que el modelo de 1981, la máquina para carreras del desierto tenía un considerable mayor potencial en las pistas rápidas y más reserva con el depósito lleno. El éxito demostró el acierto de la apuesta de HRC. Neveu proporcionó a Honda a su primera victoria en el Dakar con la XLS550R, y su compañero de equipo, Philippe Vassard, acabó segundo.

Sin embargo, las monocilíndricas perdían más y más terreno contra las máquinas bicilíndricas en las etapas rápidas de África. Con una velocidad máxima de alrededor de 160 km/h, cedían mucho tiempo frente a los 180 km/h de las motos de dos cilindros. Era una desventaja demasiado grande para que su mayor manejabilidad pudiese compensarla, y en los años siguientes, la XLS550R solo logró un podio final (3ª plaza, Vassard 1984) en el Dakar.

Honda NXR750: de 1986 a 1989 sólo conoció la victoria


Una vez más, quedaba claro que para encontrar el camino a la victoria era necesario diseñar una motocicleta completamente nueva. La Honda NXR750 se desarrolló para el Dakar de 1986. Bajo el enorme depósito de 57 litros, había un motor V2 prototipo totalmente nuevo con tren de válvulas OHC, una cilindrada de 779cc y una potencia máxima de 70 cv. Con el depósito lleno, la NXR pesaba unos 250 Kg. Pero había algo que solo sabían los pilotos de fábrica en aquel momento: en términos de finura y manejabilidad, la NXR estaba muy por delante de la competencia. Neveu lo demostró al primer intento.

El potencial de la moto le permitió planificar la carrera de forma inteligente y minimizar los riesgos. Después de 15.000 Km, el Dakar más largo de la historia, el francés se aseguró de nuevo el peldaño más alto del podio para Honda. Fue la primera de cuatro victorias consecutivas en el Dakar para la NXR. Neveu nuevamente en 1987, Edi Orioli en 1988 y Gilles Lalay en 1989 se hicieron con el primer puesto sobre la poderosa bicilíndrica. Ningún fabricante había conseguido hasta ese momento escribir un capítulo tan brillante en la vida del Dakar, y la NXR quedó inmortalizada en la historia del deporte.

La Africa Twin, al Dakar: el icono compite en 1989


La NXR había cumplido su cometido como una pionera, pero como siempre que una leyenda se aparta a un lado, otra esperaba entre bastidores. En 1988 la Africa Twin (650cc, 49 cv) fue presentada y recibida con gran entusiasmo por los clientes. Para demostrar que esta moto no solo compartía la estética de la NXR, sino también sus potentes prestaciones, el importador francés de Honda tomó la iniciativa en el Dakar de 1989 y, bajo el slogan de “50 Africa Twin al Dakar”, ofreció la oportunidad a los privados de participar en el rally sobre Africa Twin solo parcialmente modificadas (dos depósitos traseros de 8 litros y suspensiones preparadas). Un número extraordinario de 18 pilotos amateur alcanzaron la meta final. La promoción de la Africa Twin continuó los dos años siguientes.

En 1990 Toni Boluda lograba finalizar en la 18ª plaza final en la general y conseguía la victoria en la categoría maratón; y, en 1991, el italiano Roberto Boano llegó a conseguir la 11ª plaza en la clasificación general sobre una de las motos rojas, blancas y azules.

Bonus track: en 1995, una '2T' en el desierto: la EXP-2


Pese a sus éxitos, Honda no volvió al rally hasta 1995. En aquel momento, el objetivo no era ganar, sino exhibir nueva tecnología, la EXP-2. La moto experimental equipaba un motor dos tiempos de 402cc, que se convertía en un motor de autoencendido bajo ciertas condiciones de carga simulando los ciclos funcionamiento de un motor “diésel”.

La EXP-2 demostró un rendimiento excelente, pudiendo celebrar la quinta plaza de la general con Jean Brucy. El proyecto no tuvo continuidad, y Honda se desligó del Dakar por un largo periodo.

Continuará...

Deja un comentario

Volver a la home