Hace unas semanas el sueño de los amantes de las motos trail en general y de los Hondistas en particular se hacía realidad tras el anuncio por parte de la marca japonesa de la reedición de su mítica Honda Africa Twin, desvelada oficialmente con el nombre de Honda CRF1000L Africa Twin. Y es que la Africa Twin se ha ganado su cariño y amor de muchos incondicionales a base de dos pilares fundamentales: sus éxitos en competición y su fiabilidad como motocicleta para el día a día. Os invitamos a acompañarnos y ver cómo se convirtió en leyenda.

 

La Africa Twin. Su historia en competición

La historia de la Africa Twin se fraguó en competición, fiel a la tradición que impuso Soichiro Honda: «Si Honda no compite, deja de ser Honda». Es por ello que tras la creación en 1978 del Rally Paris Dakar por el visionario Thierry Sabine, Honda no podría tardar mucho en presentar sus cartas de cara a la victoria.

Africa_Twin_Honda_500_XRR_1982

Y así lo hizo con las Honda XL/XR500/600 con las que compitieron en la famosa prueba hasta 1985. En 1982, en las manos de Cyril Neveu, Honda conseguía su primera victoria con un piloto con mucha experiencia que ya había estado en lo más alto en las dos primeras ediciones de la mano de Yamaha.

Pero Yamaha y BMW estaban un paso por delante del resto, por lo que Honda tuvo que mover ficha y presentar una nueva montura que pudiese rendir a la altura de sus competidores, y como respuesta llegó la nueva Honda NXR 750, presentada en 1986, que rompía con todo lo establecido hasta el momento, marcando un antes y un después en cuanto al concepto de motos desarrolladas para raids. Lo que más llamaba la atención era su carenado envolvente dotado de una doble óptica así como su guardabarros bajo muy pegado a la rueda delantera.

Africa_Twin_Honda_NXR750_1986También era totalmente precursora en lo que respecta a su motor y a su parte de ciclo, partiendo de la base de que los propulsores de un cilindro no tenían nada que hacer frente a los bicilíndricos (como demostró la BMW GS980R y su motor bóxer).

Así pasaron de la última Honda XL600 Dakar que contaba con un motor monocilíndrico de 628 cc, unos 52 cv de potencia, 60 litros de capacidad en los depósitos, un recorrido de suspensiones de 280 mm y un peso total en seco de 160 kilos, a la Honda NXR 750 con su motor bicilíndrico en V, 8 válvulas, unos 75 cv de potencia, con una capacidad en carburante y recorrido de suspensiones similar pero con una mayor altura de asiento y un peso ligeramente superior, 185 kilos.

El mito había nacido, ¡y de qué forma! Encadenó el triunfo en el Rally Paris-Dakar entre 1986 y 1989, llegando a obtener un doblete en 1986 con Cyril Neveau en lo más alto del podio y Gilles Lalay en segunda posición. En el 88 fue Edi Oriol quien ganó sobre un híbrido a medio camino entre la Honda NXR 750 y la nueva Honda NXR 800 y en 1989, ya con la Honda NXR 800 al 100%, Honda volvió a ganar por cuarta vez consecutiva esta vez con Gilles Lalay, a los mandos de la moto que cruzó la meta en primera posición.

En ese momento y tras el éxito cosechado, Honda se retira del Paris-Dakar con la sensación de haber dejado los deberes hechos y también habiendo demostrado todo su potencial a sus competidores. Dejó un gran legado a sus espaldas porque en 1988 se presentó la versión carreras cliente denominada Marathon, que participó en el 89 con nada menos que 50 unidades inscritas.

Africa_Twin_Honda_NXR750_1987

Patrice Toussaint con la Africa Twin Marathon 650 y el dorsal 140 logró la victoria con una carreras cliente. Sin embargo la atención del público por este tipo de pruebas disminuyó y el alto coste de adquisición de estas motos –unos 15.000 euros– hizo que su progresión fuera en detrimento.

Honda volvió tímidamente al Dakar en 1995 con lo que podríamos denominar todo un experimento. Se trataba de la Honda EXP 400 dotada de un moderno motor de dos tiempos en el que se consiguen innovadores adelantos en cuanto a las emisiones, consumo, fiabilidad, resistencia y rendimiento. Pero sorprendentemente y como en otros casos similares, Honda decide dar carpetazo al proyecto antes de lo que se esperaba.

 

La Africa Twin. Su llegada al gran público

La primera vez que el público ve la versión matriculable de la Honda Africa Twin es en el Salón de París de 1987, con una apariencia a imagen y semejanza de la NXR pero a pequeña escala. Su nombre: Honda XRV 650 Africa Twin RD03.

«Han pasado 13 años desde que la Africa Twin se despidió del mercado en 2002»

Al año siguiente, en 1988, empieza la fabricación en serie basando su motorización en la de la Honda Transalp, algo que no tuvo el éxito esperado, ya que los aficionados veían esta moto más como una Transalp con esteroides que un modelo que heredaba la experiencia del Dakar.

Aunque la estética es casi idéntica a la moto con la que competía Neveu, las diferencias internas eran, lógicamente, bastantes grandes. Para empezar, el motor abría levemente el ángulo entre sus cilindros de 50º a 52º, pasando de contar con una culata de 4 válvulas a una más sencilla de tres, con lo que ofrecía 48 cv a 7.750 vueltas y alcanzaba una velocidad máxima cercana a los 170 km/h.

Africa_TwinEl éxito llegaría en 1990 con el lanzamiento de la nueva Africa Twin denominada RD04, un modelo de 750 cc que cuenta con un mejor planteamiento a pesar de que está todavía más orientada a un uso en asfalto: 742 cc, 54cv y 56 Nm, chasis completamente nuevo, dos discos delanteros, refrigeración por aceite…

En el 91 apenas recibe cambios, mientras que en 1992 incorpora un llamativo Tripmaster –un sencillo ordenador de a bordo–. En el 1993 cuando llega un cambio verdaderamente importante con la RD07, posiblemente la mejor y más eficaz de todas las Africa Twin que hizo Honda.

El devenir de los años se contempla en ligeros cambios de decoración así como pequeños retoques, como las nuevas tijas que recibe en 1996 o el ligero retoque en la carburación que le hace perder algo de potencia. Desde entonces, apenas presenta cambios en el asiento, la cúpula y el porta equipajes hasta el 2002, año en el que la Africa Twin dice su último adiós al mercado.

14 años fue los que la Honda Africa Twin se mantuvo en el mercado –desde 1988 hasta el 2002–, un periodo que le hizo merecedora de convertirse en una leyenda que ha tenido que esperar 13 años para ver como la nueva Honda CRF1000L Africa Twin llega dispuesta a dar continuidad a un apellido noble.
¿Estará a la altura?