Las Yamaha Tracer 700GT y Tracer 900GT, opciones reales para ti

Las sport-tourer de la marca ya son muy conocidas, pero las últimas Yamaha Tracer 700GT y Yamaha Tracer 900GT han elevado su posición en cuanto a equipamiento y mantienen sus características claves por las que han conquistado ya a miles de motoristas.


Muchos de vosotros tenéis claro desde el principio la moto que os queréis comprar o, al menos, el tipo de moto que queréis conducir. Según vuestras necesidades y vuestros gustos, enfocaréis vuestra búsqueda en un segmento concreto. Sin embargo, hay también motoristas que no tienen muy claro el tipo de moto que mejor se puede adecuar a su uso. Es más, podrían ser varias las motos de diferentes segmentos las candidatas a estar en el garaje de tu casa. Pero para facilitar las cosas, nosotros hemos encontrado una familia que es perfecta para los que quieren una moto versátil y que se puede adaptar a muchos tipos de motoristas: Las Yamaha Tracer.

Tanto la Yamaha Tracer 700 como la Yamaha Tracer 900 y sus últimas variantes Yamaha Tracer 700GT y Yamaha Tracer 900GT se han convertido no sólo en alternativas sino en primeras opciones para muchos que buscan una moto para diversos usos, con empaque, calidad, que pueda servir para el día a día, pero que también sea una opción real para afrontar un viaje en moto. Y por supuesto, con un precio de compra y un mantenimiento que se hace muy fácil de afrontar teniendo en cuenta el mercado y la calidad en la que se posicionan.

Gama Yamaha Tracer 2019

Gama Yamaha Tracer GT 2019

Vamos a ver cuáles son las cinco razones por las que creemos que las Yamaha Tracer 700GT y la Yamaha Tracer 900GT son unas opciones reales para muchos de vosotros...

1. Versatilidad

Las Tracer nacieron a partir de las conocidas Yamaha MT (MT-07 y MT-09), las naked que han enamorado a miles de usuarios desde su lanzamiento hace ya varios años. Por eso, tanto la Yamaha Tracer 700 como la Tracer 900 han heredado su gran versatilidad.

Los dos modelos pueden servirte para tu día a día. Su geometría, la altura del asiento, su ligereza o su maniobrabilidad hacen que estemos ante dos motos que son muy oportunas para tus desplazamientos diarios. Al no ser especialmente anchas y contar con un amplio ángulo de giro, son capaces de sortear los coches en los atascos urbanos. En estas condiciones, son las Yamaha Tracer 700 y Yamaha Tracer 700GT las que más destacan. El pequeño motor bicilíndrico y su menor tamaño hacen que sean ideales.

Ambos modelos tienen una configuración pensada sobre todo para el confort de marcha. La posición de conducción es la más natural que te puedes encontrar, por lo que rápidamente te adaptarás a su asiento o su manillar. Esto te permite hacer cientos de kilómetros por carreteras de diferente nivel sin que tu cuerpo se resienta, algo que agradecerás en desplazamientos de medias y largas distancias.

Como buenas sport-tourer, también tienen su lado deportivo. Tanto la '700' como la '900' te ofrecen una serie de interesantes ingredientes que son capaces de transmitirte una gran diversión durante su conducción, siendo perfectamente compatibles con una jornada de curvas por tu carretera favorita. Para conseguir estas grandes dosis de emoción, sin duda alguna, estamos enamorados del motor tricilíndrico de 850 cc. La Yamaha Tracer 900 es una moto muy divertida de conducir, en contra de lo que muchos puedan pensar por su aspecto inicial. Pero además, con la llegada de la versión Tracer 900GT, añadimos también la horquilla ajustable que junto al amortiguador trasero ajustable mediante un pomo remoto, nos da un abanico de posibilidades para poder optar por una configuración para ir más 'al ataque'. Además, el conductor dispone de serie con el cambio rápido para subir marchas sin hacer uso del embrague, una auténtica delicia. ¡Adictivo!

Ver más

2. Relación calidad-precio

Una de las claves del éxito de la familia Tracer creemos que ha sido sus precios. Estamos ante unas motos que aportan muchísimo y con una calidad demostrada digna del sello 'Yamaha'. Pero a la marca japonesa no se les ha ido de las manos el desarrollo de estos modelos y todas las versiones destacan por tener unos precios muy comedidos. Gracias a ellos, se han convertido en unos modelos muy competitivos en sus respectivas cilindradas.

La puerta de entrada es la Yamaha Tracer 700. La bicilíndrica parte del precio más accesible de la gama y también de su segmento si contamos con las marcas más punteras del mercado, por lo que no es de extrañar que se haya convertido en la referencia. Por si fuera poco, ahora se añade a la familia la Yamaha Tracer 700GT, con un equipamiento aún más elevado, que responderá a los que quieren que su moto tenga un plus sin que ello suponga una lista de extras que engordan el precio final.

Lo mismo ocurre para los que optan por una cilindrada superior. La Yamaha Tracer 900GT ha dado un espaldarazo a las tricilíndricas con un equipamiento de serie que la coloca como una de los modelos a batir en términos de calidad-precio. ¡Casi imbatible!

Ver más

3. Prestaciones y nuevo equipamiento GT

Como hemos comentado, las nuevas versiones GT han impulsado los ya exitosos modelos Tracer. La primera en abrirse camino fue la Yamaha Tracer 900GT el año pasado. Al modelo estándar, ya con interesantes cualidades, hay que añadirle ciertas características propias o extras que en ella son de serie. Su lado deportivo viene ensalzado por la horquilla ajustable, que además está en color dorado, el control remoto del ajuste de la precarga del amortiguador trasero y el cambio rápido QSS (sólo de subida). Por otro lado, sus cualidades viajeras también están potenciadas gracias a las maletas laterales rígidas de 22 litros cada una, el control de crucero, los puños calefactables y la pantalla TFT a color.

Gracias a la buena experiencia de la tricilíndrica, la marca japonesa ha presentado también la Yamaha Tracer 700GT. Las mejoras o diferencias frente a la versión estándar se centran en la pantalla parabrisas más grande y ajustable, asientos confort con mejor acolchado y maletas laterales de 20 litros a juego. Con ello, se consigue mayor comodidad para los ocupantes y se amplía su funcionalidad y capacidad de carga.

El hecho de que ese equipamiento GT venga de serie las convierte en unas alternativas muy interesantes ya que si eligiéramos algunos de sus elementos por separado como extras en las versiones estándar, el precio final sería más elevado que el de las Tracer 700GT y Tracer 900GT. Por tanto, aunque aumentan ligeramente sus precios respecto a las versiones 'normales', son más interesantes y se hacen más fuertes frente a una competencia muy bien dotada en esos términos de equipamiento.

Ver más

4. Sencillez y facilidad de uso

Cada vez que una de las Yamaha Tracer ha pasado por nuestras manos, hemos querido destacar su facilidad de uso. A pesar de no contar con mucha experiencia, cualquier conductor podrá ponerse a los mandos de la Yamaha Tracer 700GT. Es más, se trata de un modelo pensado y compatible para ser limitado y que lo pueda conducir cualquiera con el carnet A2. Una vez acostumbrado a sus cualidades, poco te costará mover una moto bastante ligera y con cualidades como el amplio radio de giro, que te facilitarán su manejo, sobre todo en parado y a la hora de 'ratonear' entre el tráfico denso. Además, tiene una altura del asiento muy accesible para la mayoría de los mortales.

Igualmente, la Yamaha Tracer 900GT destaca por ser una de las motos más 'conducibles' de su segmento. Es verdad que tiene un motor más rabioso y tiene un tacto más duro que la 700, lógicamente. Sin embargo, los ingenieros japoneses han conseguido que el conductor se acomode rápidamente a su ergonomía y le sea muy fácil mover y desenvolverse con una moto de 115 cv en cualquier situación.

Ninguna de las dos es la más deportiva, la más equipada o la más tecnológica de su segmento. Destacan por su sencillez. Pero es precisamente uno de sus puntos destacados. Sus cualidades han sido pensadas dentro de una lógica, lo que permite que sus precios no sean desorbitados. Es a lo que se le llama hacer de la sencillez una virtud.

Ver más

5. ¡Opciones para todos los gustos!

Como hemos visto, la familia Tracer ha ido creciendo con el tiempo y ha acabado por plantear una serie de modelos aptos para una gran variedad de conductores.

La primera en llegar fue la Yamaha Tracer 900 (cuando se le empezó a llamar MT-09 Tracer). El adrenalítico motor tricilíndrico de la MT-09 se 'vestía' con unas cualidades más cómodas y dirigidas al que busca mayor protección frente a la climatología y quiere unas cualidades viajeras más puras sin renunciar a la deportividad. El motor de 847 cc se mantiene intacto aunque con una respuesta más comedida y suavizada que en la naked, lo que puede ser una virtud para muchos.

Es verdad que hay un tipo de usuarios más pudientes que echaban en falta ciertos elementos en el modelo estándar. La marca se dio cuenta de ello y preparó la Yamaha Tracer 900GT, una versión mejor equipada para los que buscaban ese plus. Sus cualidades sport y tourer se ven amplificadas gracias a elementos como las suspensiones ajustables o las maletas laterales y además el desembolso extra por esta versión no es sólamente asumible para muchos sino que merece la pena dado el equipamiento adicional que conlleva su adquisición.

Para los conductores con carnet A2 o simplemente para los que quieren algo más sosegado o sencillo, también llegó su moto. Era la Yamaha Tracer 700. Partiendo de las magníficas cualidades del motor bicilíndrico de la MT-07 con 74 cv de potencia limitables llegaba una opción muy atractiva por su sencillez, versatilidad y economía.

Ahora se completa la familia con la Yamaha Tracer 700GT, un modelo que sigue destacando por su sencillez, pero que aporta ciertos elementos a su equipamiento de serie que lo hacen aún más interesante, ya que tiene mayor confort, pantalla más grande y maletas de serie, lo que la hace más viajera sin necesidad de tener unas prestaciones desorbitadas sin sentido.

Ver más

Conclusión y opiniones de las Yamaha Tracer 700GT y Tracer 900GT

Yamaha ha dado en el clavo. Con la llegada de las versiones GT, la marca japonesa ha contestado a los que querían etiquetar a sus Tracer de motos demasiado simples. A su precisamente admirada sencillez y buena relación calidad-precio hay que añadir ahora un equipamiento que hacen de la Yamaha Tracer 700GT y de la Yamaha Tracer 900GT dos motos que son hoy por hoy unas grandes represententantes y más que dignas referencias del segmento sport-tourer, dos motos versátiles y que pueden atraer a muchos tipos de motoristas. ¿Con cuál te quedas?