Maxi-scooter legendario

Muchos nos preguntamos cómo es posible que un maxi-scooter como el Yamaha TMAX haya cosechado tantos éxitos durante las más de dos últimas décadas. A continuación, repasamos cuáles son las razones más importantes por las que ha dado tantas alegrías a la marca japonesa.


Hablar de mitos en el mundo de la moto es relativamente fácil, pero si nos centramos en el mundo del scooter, salen a relucir modelos muy prácticos y que se originaron en la edad de oro de los fabricantes hace ya muchas décadas. Sin embargo, el presente siglo XXI comenzaba su andadura al mismo tiempo que el Yamaha TMAX, un modelo que iba a escribir páginas de oro desde su lanzamiento en Europa en 2001 y que se ha ganado con merecimiento la consideración de una de las motocicletas (scooter y no scooter) más importantes de nuestro tiempo. Y lo consigue gracias a una combinación de funcionalidad, prestaciones, estética y últimas tecnologías que han permitido encumbrarlo sin discusión a esa pequeña familia de modelos que no sólo están entre los más endiosados sino también que han cosechado (y siguen cosechando) un éxito comercial incontestable.

El TMAX sigue en el mercado con una octava generación que mantiene la esencia del primer modelo, pero que se adapta a las tendencias, requisitos y tecnologías de hoy en día. ¿Sigue siendo el rey? Para muchos, no hay discusión al respecto. Vamos a repasar cuáles son las cualidades del maxi-scooter japonés en las que se basan sus defensores.

¿"Que 20 años no es nada"?...


Gardel se convencía en su tango 'Volver' de que veinte años no es nada, pero sabía que es mucho, mucho tiempo. Y más si hablamos de mantener durante dos décadas en lo alto de las listas de ventas a un modelo como un maxi-scooter considerado premium y de altas prestaciones. El mito no se quedó sólo en una presentación de un modelo absolutamente rompedor dentro de un segmento que tradicionalmente se había centrado en la funcionalidad urbana sino que una vez en las calles, convenció y enamoró a los usuarios. Pero, por si aquí quedara la cosa, cada una de las generaciones, actualizaciones y versiones han ido superándose y manteniendo el nivel de fidelidad de los usuarios durante estas ya más de dos décadas. La saga Yamaha TMAX continúa con muy buena salud y, por lo que podemos predecir, le queda mucha vida por delante.

Scooter con prestaciones de motocicleta


Una de las sorpresas que trajo debajo del brazo el Yamaha TMAX en su lanzamiento fueron sus altas prestaciones, para muchos un 'misil' que se ha ido refinando para ser cada vez más manejable y con una facilidad de conducción que lo hace apto para cualquier nivel de pilotaje. Pero no era una cuestión de 'meterle' caballos de potencia porque sí sino de convertir un scooter de grandes dimensiones en un vehículo con un carácter muy deportivo que, con cada evolución, ha ido mejorando su eficacia. Es más, en muchas ocasiones no ha sido el scooter puramente más rápido o más potente del mercado, pero su gran equipamiento, componentes y diseño general le han proporcionado una eficacia dinámica absolutamente 'top'. Tanto es así que han logrado unos tiempos por vuelta superiores a lo conocido en el segmento sino también unas sensaciones deportivas más cercanas a una motocicleta convencional que no a un scooter.

Por supuesto, el último modelo del TMAX sigue sorprendiendo por sus números, pero también por la exquisita gestión electrónica. Gracias al acelerador electrónico con microprocesador YCC-T y un nuevo sensor de posición del acelerador APSG (sustituye al tradicional de cable y polea) permite al usuario tener un tacto directo e intuitivo sobre la potencia entregada por el bicilíndrico en línea de 560 cc. Sus 35 kW (48 cv) de potencia, que la hacen compatible con el carnet A2, no asustan, pero precisamente es la combinación con su chasis y el resto de la parte ciclo lo que le permite tener un comportamiento dinámico tan sorprendente. A ello contribuyen elementos como las llantas ligeras, la horquilla invertida de 41 mm y monoamortiguador trasero con bieletas de altas prestaciones y ajustes refinados (regulable en la versión Tech Max), los nuevos neumáticos Bridgestone Battlax SC o los frenos con las pinzas delanteras opuestas de 4 pistones y anclaje radial.

Además de todos sus componentes, el conductor adquiere en la última renovación del TMAX una posición de conducción que favorece aún más la actitud deportiva, con el cuerpo más desplazado e inclinado hacia delante, lo que transforma ligeramente el triángulo ergonómico y da mayor libertad de movimientos tanto del cuerpo como de los pies.

 

Alta tecnología


El Yamaha TMAX siempre ha sido un modelo considerado premium, por lo que sólo cabe esperar lo último de lo último en su equipamiento. A la espectacular iluminación full-LED (con nuevas y más afiladas ópticas), hay que añadir una nueva pantalla TFT a color de 7" con diferentes estilos de visualización y que tiene conectividad con tu móvil por Bluetooth, Wifi o puerto USB (ubicado en el compartimento frontal impermeable, donde hay también un soporte específico para el teléfono). Después, el manejo de las funcionalidades se realiza mediante la palanca y el botón de inicio del manillar izquierdo pudiendo reproducir música, notificaciones, consultar el tiempo... Para escuchar música o responder llamadas, es necesario conectar unos auriculares por Bluetooth y es posible ver textos cuando el vehículo está aparcado.

Precisamente, la navegación GPS es uno de los puntos más avanzados del TMAX gracias al sistema de Garmin, que muestra en la pantalla el mapa completo con indicaciones orales paso a paso a través de los auriculares conectados por Bluetooth. También se muestra información del tráfico a tiempo real y alternativas de desvío a los atascos. El usuario además puede echar mano de la función Photoreal Junction View de Garmin, que representa de forma realista los cruces e intersecciones de la ruta para facilitar la navegación, y una flecha brillante para notificar cuál es el mejor carril para tomar la siguiente salida, entre otras funciones relacionadas con la seguridad y la comodidad.

No falta la ya habitual llave inteligente, los modos de conducción, el control de tracción o el curioso nuevo tapón de la gasolina inteligente, que se abre automáticamente si la bisagra se gira hacia arriba durante los dos minutos siguientes al apagado del interruptor principal. Si elegimos la versión Tech Max, añadimos mejoras de equipamiento muy interesantes como el parabrisas regulable de forma eléctrica, el asiento y los puños calefactables con control de temperatura mejorado, el control de crucero y los interruptores retroiluminados.

Octava generación con dos versiones


Son más de dos décadas y 8 generaciones, que se dice pronto. Como es habitual en los últimos años del maxiscooter, el Yamaha TMAX viene con diferentes escalones de equipamiento y decoraciones. En esta ocasión, disponemos del Yamaha TMAX, el modelo estándar que ya viene con un equipamiento potente. Por otro lado, tenemos el Yamaha TMAX Tech Max, una denominación que nos permite acceder al máximo nivel de su equipamiento, centrado en mejorar el comportamiento (suspensión trasera regulable) y la comodidad de marcha (puños y asiento calefactables, control de crucero...). Además, encontramos diferencias estéticas, con opciones de color amarillo, azul o gris para la versión estándar y dos esquemas denominados Dark Petrol y Power Grey en la versión Tech Max.

Un precio que no es un problema


No es una sorpresa. Desde su llegada al mercado, el Yamaha TMAX ha sido un modelo considerado premium y, por tanto, su criterio de comercialización no ha sido el de luchar por el precio. Más bien al contrario, el fabricante japonés siempre ha tildado su nivel de prestaciones y de equipamiento para basar un precio considerado por muchos como un poco elevado. Podríamos entrar en la eterna discusión entre amigos de si es o no una cifra que lo hace demasiado caro, pero más allá de opiniones, su éxito nos calla la boca y puede dicataminarse que tiene un precio justo para lo que el mercado requiere. Dicho esto, el usuario puede optar por el Yamaha TMAX estándar que parte de los 13.599 € mientras que el plus de equipamiento de serie añadido en el Yamaha TMAX Tech Max le hace subir su precio hasta los 15.799 €.

Financiación Yamaha TMAX: Quédatela, devuélvela o renuévala


La marca japonesa pone a tu disposición las mejores facilidades para comprar un Yamaha TMAX o TMAX Tech Max gracias a su programa You Easy Go. Se trata de un plan de financiación en el que puedes ajustar la cuota mensual a tu medida.

Además de esto, lo interesante de este plan es que, una vez pasados los 3 años desde el momento de la adquisición, podrás decidir quedártela abonando lo restante, devolverla al concesionario recibiendo el valor de recompra garantizado desde el primer momento o incluso renovar el plan estrenando moto nueva. ¡Tú eliges!

Un superviviente sin rival


A lo largo de dos décadas, el Yamaha TMAX se ha encontrado con duros contendientes. Bien es cierto que cuando llegó, ya había opciones de maxi-scooter. Su irrupción fue un soplo de aire fresco porque traía sensaciones muy deportivas a un nicho de scooters de media-alta cilindrada más enfocados al confort y a los viajes. El mercado tardó en reaccionar, pero llegaron propuestas muy amenazantes para este monopolio como los potentísimos Gilera GP800 y Aprilia SVR 850 o el BMW C 650 Sport, todos ellos ya desaparecidos del mercado. En la competencia hay alternativas muy fuertes sobre el papel como el KYMCO AK 550 y otros modelos más touring como el Honda Forza 750 o el más off-road X-ADV. Sin embargo, la realidad es que el Yamaha TMAX les ha sobrevivido a todos ellos no sólo con solvencia sino con una autoridad regia. ¿El líder es indiscutible? Estamos seguros de que seguirán apareciendo candidatos en este 'juego de tronos', pero la dinastía con más papeletas para seguir reinando es la del símbolo de los tres diapasones.

Vídeo-prueba MotorbikeMag


Deja una respuesta

Volver a la home