Motor y electrónica, los aspectos a mejorar

El Monster Energy Yamaha llega a Sepang tras unas jornadas de Shakedown que le sirvieron para seguir trabajando en la M1 de 2024. Fabio Quartararo y Álex Rins esperan un paso más por parte de Iwata en estos test oficiales en Malasia.


Recientemente presentados para 2024, y sin apenas cambios estéticos respecto al año anterior, el Monster Energy Yamaha afronta el 2024 con más ambición de la demostrada en los últimos años, y más que dispuestos en encauzar su camino y volver a la senda del triunfo. Saben que es crucial cambiar el rumbo si quieren retener a un Fabio Quartararo que acaba contrato este año.

Al igual que Honda, los de Yamaha llevan días instalados en Sepang. El motivo: el nuevo formato de concesiones, que permitió que tanto Quartararo como el nuevo fichaje, Álex Rins, estuvieran en el reciente Shakedown de Sepang junto a los pilotos de Honda, los probadores de cada fábrica y el rookie Pedro Acosta.

Aunque la marca de los tres diapasones no fue la última en el campeonato de constructores de 2023, están viviendo su peor racha sin victorias de la historia. La última, la conseguida por Fabio Quartararo en Sachsenring 2022. De esta forma, y tras un 2023 muy difícil donde sus mejores resultados fueron tres terceros puestos de la mano del francés, el equipo de Yamaha espera salir a flote en 2024 y volver a la senda del triunfo. Veremos en Sepang si Yamaha ha cumplido dos de las seis cosas que les pidió Quartararo a finales de 2023.

En el test de Valencia, Fabio Quartararo probó un nuevo motor, pero terminó con un sabor agridulce a la espera de más novedades por parte de Iwata. También fue la primera toma de contacto de Álex Rins sobre la M1 tras su salida del LCR Honda. El barcelonés no forzó por su estado físico, pero sus primeras sensaciones sobre la moto japonesa fueron buenas.

En el Circuito Ricardo Tormo también probaron nueva aerodinámica y parte ciclo, pero fueron cambios ligeros e insuficientes para poder acercarse al resto de marcas europeas, que siguen mejorando a mejor ritmo que las japonesas. Respecto al propulsor, cuyos pilotos llevan demandando más potencia desde hace temporadas, parecía «un poco mejor», según comentó el #20 tras el test en Cheste. Lo reafirmó en el Shakedown, aunque expuso que han de trabajar en la electrónica para mejorar el carácter del motor; más potente, pero aún no está bajo control.

Dos pilotos de garantías para reforzar el proyecto


Posteriormente, en el último Shakedown parece que Yamaha no hizo del todo sus deberes. A pesar de la falta de las novedades que exigía, Fabio Quartararo no tardó en coger el ritmo en Sepang y terminó cuarto en la tercera y última jornada, aunque su objetivo no era ser rápido a una vuelta. Su mejor registro fue de 1:58.438, a casi tres décimas del rookie Pedro Acosta. «Aún no me siento mejor, pero el potencial está ahí», dijo el que fuera campeón de 2021.

La adaptación de Álex Rins a la M1 no va por mal camino. Cada vez más recuperado de la grave lesión en la pierna que dio al traste con su temporada 2023, al barcelonés le costaba bajar del 1:58, pero finalmente lo logró hasta finalizar séptimo (1:58.543).

Durante los test oficiales se podrá ver todo lo que Iwata realmente ha trabajado durante el invierno. Además del esperado motor más potente, Yamaha también ha llevado a Sepang diferentes escapes y basculantes que llevaba tiempo probando. A nivel aerodinámico, Yamaha parece ser la que más atrás se queda.

De momento, no ha presentado nada realmente llamativo, pero cabe recordar que el fabricante nipón ha incorporado a sus filas a Max Bartolini, uno de los ingenieros de plena confianza que Gigi Dall'Igna tenía en Ducati, y que llega a Yamaha con la vitola de ser el nuevo Director Técnico. Ahí radica parte del cambio de rumbo que quiere acometer la marca, ya que Bartolini trabajará estrechamente con Kazuhiro Masuda para reforzar la comunicación Japón-Europa y hacerla más fluida, ya que es uno de los aspectos en los que las marcas europeas le han 'comido la tostada' a las japonesas en los últimos años. También han incorporado a otro ingeniero procedente de Ducati, Marco Nicotra, en este caso especialista en aerodinámica, por lo que es de esperar que Yamaha también evolucione en este apartado a corto-medio plazo.