Yamaha SR400 Mentadak, una moto retro sobrealimentada

Esta Yamaha SR 400 Mentadak no se parece en nada a la original de 1993. Cuenta con un sistema sobrealimentado y luce una estética cafe-racer extrema y radicalmente vintage.


A veces una personalización no se queda como un trabajo final o intocable. Puede ser un proceso de años en el que poco a poco va cogiendo forma o simplemente evolucionando… ¡o empezar de cero! Es el caso de una Yamaha SR400 de 1993 que la casa de preparaciones malasia Beautiful Machines. Sobre ella habían construido una bonita preparación de estilo campero. Sin embargo, después le han querido cambiar completamente su carácter para hacer de ella una cafe-racer espectacular con un estilo de competición de circuito oval muy marcado y a la que han llamado Mentadak.

Sin embargo, hubo que hacerle primero una limpieza en profundidad, ya que había participado en carreras en la playa, por lo que habría arenilla por todas partes. El motor de 400 cc fue levemente revisado aunque lo que más destaca es el sistema de sobrealimentación Aisin AMR300 que le da un plus de prestaciones. Otros componentes internos también son de mejor calidad para resistir el envite del ‘turbo’ o el escape, ahora casi en ‘escape libre’. Dentro han fabricado un árbol de levas propio con especificaciones muy concretas. Con un nuevo filtro, bastó para volver a instalar el bloque en el chasis.

Precisamente, el chasis ha sido remodelado para ‘curar’ las heridas de la arena. Además, ahora se le pueden acoplar y desacoplar partes para las carreras. Ahora está otra vez todo mejor soldado para mejorar la rigidez del conjunto. Además, luce un precioso acabado niquelado acorde al resto de la moto.

Para añadir aspecto retro a la moto, han retirado los amortiguadores traseros dejándola rígida. Por su parte, la horquilla es la original de la Yamaha SR 400, aunque se ha pintado y se han mejorado sus prestaciones.

Volvemos con la pintura, que aunque parece que haya sido muy intenso ha sido sólo en el chasis. El resto ha sido trabajo de pulido a mano. ¡Cuántas horas habrán pasado puliendo! Echa un vistazo al tambor del freno trasero o las cubiertas del motor. El asiento monoplaza con colín también es nuevo, como el nuevo cuerpo. Los ojos se nos van al depósito de gasolina, restaurado y agarrado con dos cintas de cuero y con una tapa retro. El depósito se une con las mismas líneas a la pieza del asiento.

Otra de las peculiaridades que le dan esa personalidad de carreras antiguas son los manillares. Las barras han sido una vez más personalizadas por Beautiful Machines. Cada barra empieza en la cabeza de los tubos de la horquilla girando hacia delante y hacia abajo. Ahí se unen con otra barra curva, el manillar propiamente dicho, justo por encima de la rueda delantera. Termina con las levas invertidas. Increíble trabajo.

Su objetivo es poder ser homologada, por lo que cuenta con tecnología LED frontal. Para ahondar en el rollo vintage, han sustituido el disco delantero por uno de tambor, además de neumáticos clásicos Firestone.