El fin de una era

La mítica Yamaha R1 cierra una época este año, ya que a partir de 2025 sólo estará disponible en Europa como moto de circuito. Sin duda, es el fin de una era. ¿Quizá el inicio de otra?


El fin de una era. Al menos en Europa. Es lo que se nos viene a la cabeza al conocer ya de manera oficial que la Yamaha R1 dejará de ser una superdeportiva de calle en 2025.

Su departamento de carreras ha salido al paso de las informaciones que saltaron la semana pasada y, aprovechando el arranque del Mundial de Superbike este fin de semana en Phillip Island, han querido tranquilizar a equipos, pilotos (oficiales o amateur) y aficionados asegurando que Yamaha Racing continuará su proyecto en las categorías máximas de WSBK y el Mundial de Resistencia de la mano de su R1. Este compromiso se extiende a equipos y privados que confían en la superdeportiva japonesa para correr en pista.

Sin embargo, se reconoce que la decisión está tomada. La llegada de la Euro 5+ en nuestro continente ha sido clave para que los japoneses decidan que la Yamaha R1 siga en el mercado, pero sólo como moto de circuito no homologada para la carretera abierta. Los retos tecnológicos de las restricciones medioambientales han hecho que Yamaha opte por no apostar por la inversión necesaria para adaptar la moto a estos requisitos, sobre todo teniendo en cuenta el pequeño tamaño del mercado europeo, más en el segmento de las superbikes. Se trata de un movimiento estratégico que imita al ya realizado con la Yamaha R6, ahora también sólo disponible en nuestro territorio como moto para circuito (Yamaha R6 GYTR).

Yamaha R1 2024 27Por otra parte, las Yamaha R1 y R1M se seguirán produciendo como hasta ahora se seguirán comercializando en otros mercados, donde sí serán matriculables para la calle. De igual manera, el departamento de desarrollo continuará mejorando la moto de cara al futuro en las carreras, aunque no sabemos si esto se trasladará a novedades relevantes en el modelo de calle.

Lo que cabe esperar es una Yamaha R1 Race (o ya veremos qué nombre) bastante similar técnicamente a la que conocemos actualmente, a la que se le podrán instalar diferentes componentes dentro de los paquetes GYTR típicos de la marca para sacarle mayor partido y orientados específicamente al rendimiento en pista.

Yamaha R1 actuales

Adiós a la R1. El fin de una era... ¿y el inicio de otra?


Yamaha YZF R1 1998 06No queremos ponernos nostálgicos... pero es inevitable. Se pone fin a una saga que arrancó con la Yamaha YZF-R1 en 1998. Es un cuarto de siglo en el que la R1 ha sido una referencia de las motos superbike, un segmento que con la crisis de 2008 cayó un tanto en el olvido, con sus desarrollos bastante paralizados en todas las marcas y notablemente anticuadas. Sin embargo, en los últimos años y coincidiendo con la llegada de la última evolución rompedora de la Yamaha R1 en 2015, ha habido un reverdecimiento de este nicho, otra vez con modelos radicales, ultra-deportivos, con potencias que desafían la lógica y tecnológicamente tan avanzados que parecen auténticas naves espaciales.

No es sólo todo lo que ofrece la Yamaha R1. La batalla es apasionante, con la Honda CBR1000RR-R, la Kawasaki Ninja ZX-10R, la Aprilia RSV4, la BMW S 1000 RR y la Ducati Panigale V4, pero es evidente que todo este arsenal tecnológico, su encarecimiento y las restrictivas medidas medioambientales en la Unión Europea hacen que sea cada vez más inviable la puesta en los concesionarios de estos modelos.

Yamaha YZF R1 2004 19Tranquilidad. De momento, no conocemos los planes del resto de marcas sobre la comercialización de sus superdeportivas, pero está claro que los ejemplos de marcas como Suzuki con su GSX-R1000 o MV Agusta con su F4 (ahora, de alguna forma recuperada con el proyecto de Superveloce 1000) nos hacen pensar que muchos proyectos penden de un hilo, al menos en terreno europeo.

Además, hay que ser conscientes de los usos y costumbres del mercado actual, en el que se impone más la lógica y la relación con el precio de la moto. Es aquí donde tenemos que ver el fenómeno ya ocurrido en las supersport, antes también con modelos muy radicales y deportivos (como la R6 y el resto de 600). Ahora, se está imponiendo un tipo de motos deportivas, pero no tan bestiales, con un carácter más accesible y con precios más asumibles. Podría ser el camino de un nuevo segmento de superbikes 'lógicas', en el que podría caber la Yamaha R9, la tricilíndrica derivada de la MT-09 de la que tanto se habla en los últimos tiempos. Podríamos decir que la neo-retro Yamaha XSR900 GP es un 'primer aviso' antes de que veamos una opción más puramente contemporánea y moderna.

¿Qué opinas? ¿Es el principio del fin de las superbike tal y como las conocíamos hasta ahora?