Acudimos a Italia a la presentación del proyecto racing 2017 de Yamaha

Gerno di Lesmo, cuartel general de Yamaha Factory Racing, se ha convertido este martes en el escenario elegido por la firma de los tres diapasones para realizar una completísima puesta de largo con el proyecto deportivo para la temporada 2017 tanto en velocidad como en el mundo del off-road.



Yamaha abrió la veda el pasado 19 de enero en Madrid con la presentación de su equipo oficial de MotoGP, pero aún quedaba mucho por desvelar por parte de los de Iwata. No faltó de nada en Germo di Lesmo (Italia) para esta presentación, que arrancó haciendo un repaso al gran papel de Yamaha en el Rally Dakar, sobre todo con el francés Adrien Van Beveren, cuarto clasificado en su segunda participación en esta carrera.

Después llegó el turno del enduro y del motocross, ésta última una disciplina en la que Yamaha apuesta muy fuerte. En MXGP, Romain Febvre es el puntal de su apuesta en busca de repetir el título que el joven piloto francés ya obtuvo en 2015. Su compañero será el prometedor Jeremy van Horebeek.

Habrá otra estructura oficial dentro de la clase reina del motocross, con Shaun Simpson y Arnaud Tonus. También contarán con tres pilotos en MX2 –Paturel, Van doninck y Östlund-, tres en el Europeo de 250 –Renaux, Sabulis y Van de Moosdjk- y otros tres en el Europeo de 125 –Enzinga, Benistant y Edberg-. Y cómo no, Yamaha también se vuelca en el Campeonato del Mundo femenino de motocross con el retorno de Kiara Fontanesi a la marca con la que fue campeona en cuatro ocasiones. Compartirá estructura con Nancy van de Ven, subcampeona en 2016.

Mundial de Superbike, una prioridad


Después de un retorno agridulce en 2016, Yamaha busca dar un salto adelante esta temporada. Desde Japón se han puesto manos a la obra para hacer una YZF-R1 más competitiva y la nueva dupla, a la que se une Michael VD Mark y en la que se mantiene Alex Lowes, posee una mezcla de hambre y juventud que hacen pensar en ese salto evolutivo que quiere dar Yamaha. Paul Denning dirige esta estructura que ya desde Phillip Island intentará mantener el nivel que se alcanzó al final del pasado curso, con Sylvain Guintoli subido al podio en Qatar.

Dentro del WSBK, Yamaha también tiene el foco puesto en la categoría de Supersport. Y es que la nueva YZF-R6 llega con argumentos de sobra para pensar en un buen estreno en competición. Tanto Lucas Mahias como Federico Caricasulo defenderán los colores de la marca, y en el caso del francés tiene claro que la moto cuenta con potencial para ganar carreras y para pelear por el título. En el Campeonato de Europa de Superstock 1000, Florian Marino y Roberto Tamburini forman un equipo fuerte para pelear con marcas como Ducati, Aprilia o BMW.

Yamaha también tendrá una amplia presencia en la nueva categoría de Supersport 300, un campeonato en el que quieren marcar territorio desde el primer momento con tal de demostrar que la R3 es una de las deportivas de media cilindrada más competitivas.

Por si esto fuera poco, la YZ125 bRU cLU Cup en off-road y el R3 bRU cLU Challenge en velocidad nacen con el objetivo de formar a jóvenes promesas dentro del paraguas de la marca japonesa para que vayan creciendo en el mundo de la competición junto a Yamaha. Los pilotos más destacados serán seleccionados para dar el salto a campeonatos de relevancia a nivel internacional como el Campeonato del Mundo de Supersport 300.

Mundial de Resistencia: el título y Suzuka como objetivos


Yamaha tiene dos estructuras oficiales dentro del Mundial de Resistencia, cuya temporada arrancó en septiembre del pasado año. El GMT94, vigente subcampeón del certamen, se refuerza con la llegada de Mike Di Meglio junto a David Checa y Nicolò Canepa. Por su parte, el YART –Yamaha Austria Racing Team-, tiene cuatro pilotos: Broc Parkes, Marvin Fritz, Kohta Nozane y Max Neukirchner.

Las 8 Horas de Suzuka, prueba por antonomasia en lo que a Resistencia se refiere, será otra prioridad para la casa de los diapasones después de haberla ganado en los dos últimos años. Será la última cita de la temporada, en el mes de julio, por lo que no sólo puede ser una gran oportunidad para engrosar su palmarés en esta carrera, sino además para pelear por el título con alguna de las estructuras que tiene la marca.

Lin Jarvis pone la guinda


El máximo responsable de Yamaha en MotoGP, Lin Jarvis, puso el cierre a esta densa presentación representando al equipo oficial de la categoría reina. Jarvis ensalzó los resultados de Maverick Viñales en sus primeros test con la M1 y destacó la compenetración que existe hasta ahora entre el gerundense y Valentino Rossi. No cabe duda de que Yamaha comienza esta nueva etapa con optimismo y la intención de volver a reinar en MotoGP.

Tras la intervención de Jarvis, el acto finalizó con la foto de familia. Una familia bastante amplia, que abarca los campeonatos más importantes tanto en velocidad como en off-road, y que en todos y cada uno de ellos aspira a lo máximo. Yamaha exhibe músculo y demuestra que está plenamente preparada para afrontar sus desafíos en competición en este 2017 que no ha hecho más que comenzar.