Rueda de prensa de Yamaha para pedir perdón a Rossi y Viñales

Kouji Tsuya, máximo responsable técnico de Yamaha en MotoGP, ha comparecido este sábado para pedir disculpas a sus dos pilotos oficiales tras los malos resultados obtenidos en Red Bull Ring. Viñales saldrá 11º y Rossi, que se ha quedado fuera incluso de la Q2, partirá 14º.


La crisis en Yamaha es tan evidente que hoy se ha producido un hecho insólito en Austria: Yamaha ha pedido perdón públicamente a Valentino Rossi y Maverick Viñales por los problemas que está atravesando la firma japonesa y que la están arrastrando a la mayor sequía de la historia de Yamaha en la era MotoGP. Ya son 20 carreras sin ganar las que encadenan y tendría que haber un giro radical del guión para que mañana la racha no se amplíe a 21, puesto que el trazado de Red Bull Ring es probablemente el más desfavorable para la YZR-M1.

Los problemas de aceleración, provocados por el déficit que tienen en cuanto a la gestión de la electrónica respecto a Honda y Ducati, se multiplican en el trazado austriaco, en el que este aspecto es clave para poder optar a un buen resultado. Tanto es así, que Valentino Rossi se ha quedado fuera de la Q2 por primera vez en lo que va de temporada y saldrá 14º mañana, mientras que Maverick Viñales partirá desde la 11ª posición. Las expectativas son muy bajas para ambos pilotos, que se esperan ceder bastantes puntos respecto a las Ducati y a Marc Márquez.

Después de una jornada para olvidar, Yamaha ha tomado la decisión de hablar ante los medios ante de las comparecencias de sus dos pilotos oficiales para pedirles perdón públicamente. «Estamos teniendo problemas con el funcionamiento de la electrónica y la entrega de potencia. Es un circuito muy difícil para nosotros», explicaba Kouji Tsuya, máximo responsable técnico de Yamaha en MotoGP.

«Pedimos perdón a nuestros pilotos, porque no se pueden concentrar en ser más rápidos y en conseguir mejores resultados en la clasificación. Estamos teniendo algunos problemas técnicos y esto afecta a la concentración de los pilotos. Estamos trabajando muy duro, más que nunca, para encontrar una solución», añadía Tsuya san bajo la atenta mirada de Lin Jarvis, presente también en esta improvisada comparecencia.

Minutos después, Rossi tenía en cuenta el gesto de Yamaha, pero instaba a reaccionar con unos problemas de los que ya lleva avisando más de un año. La crisis continúa y, por el momento, no parece que tenga una rápida solución. Valentino está segundo del campeonato a 49 puntos de Márquez, pero parece que Dovizioso y Lorenzo pueden pegar un buen ‘bocado’ mañana en la lucha por la segunda posición del campeonato.