En camino a la prueba de la Yamaha Niken 2018. Presentación internacional.

Estoy en camino hacia la presentación internacional de la Yamaha Niken 2018. Viajo en un avión de Lufthansa en el asiento central y acompañado de dos agradables señoritas que han caído dormidas antes incluso de despegar.

Esta vez no voy sentado con ninguno de los compañeros que también acuden a esta presentación, así que he decidido aprovechar este vuelo hasta Frankfurt para plasmar en el móvil una serie de dudas que me surgen respecto a esta moto.

Antes de empezar con esa batería de preguntas que se quedarán sin respuesta hasta el próximo jueves, déjame destacar dos aspectos.

Por un lado, que desde Yamaha reconocen que esta moto es un ejercicio de diseño con el que quieren poner el foco en la tecnología que son capaces de desarrollar, pero que el verdadero objetivo está en aplicar este tipo de sistemas a motos más lógicas.

Por otro, que al tratarse de una moto “escaparate” se fabricarán pocas unidades (a la venta sólo vía online) y que, por lo tanto, no persiguen grandes beneficios con ella.

¿Que precio tendrá la Niken? ¿Será muy cara?

Para serte sincero, ya me dieron una cifra aproximada, aunque me pidieron que no publicase nada hasta la presentación.

Tampoco recuerdo bien cuál fue el rango que me dijeron, pero mi impresión fue que no es demasiado cara para tratarse de una moto tan innovadora y que será muy exclusiva dadas las pocas unidades que habrá a la venta.

Si estás interesado/a en conocer su precio exacto, no nos pierdas de vista porque os lo anunciaremos muy pronto.

¿Será tan pesada cómo me imagino?

La Yamaha Niken es impresionante; a nadie deja indiferente. Eso es cierto.

La doble horquilla que presenta en cada una de sus ruedas delanteras ofrece un aspecto masivo, y si echas un vistazo a la estructura que soporta el sistema de paralelogramos apreciarás que hay mucha ingeniería industrial ahí escondida.

Es inevitable pensar que toda esa mecánica supondrá un enorme peso extra para las cifras que acostumbramos en una moto normal, pero la cuestión es cómo afectará este peso al comportamiento dinámico.

En muchas ocasiones probamos motos que, una vez en marcha, resultan muy ágiles a pesar de no ser motos ligeras, por eso pienso que Yamaha habrá sido capaz de gestionar bien este asunto y que la agilidad será una de las ventajas de la Niken. Pronto lo sabremos.

¿Funcionará bien el control de tracción?

Esta es una de las dudas que más intrigado me tiene.

Estamos de acuerdo en que el tren delantero es más pesado que en una moto normal, ¿verdad?
Esto hará que el reparto de masas esté mucho más adelantado de lo habitual y, por lógica, tendremos un tren delantero muy aplomado. Y en el otro lado de la moneda está el tren trasero, que inevitablemente tendrá menos aplomo.

Entonces, ¿qué sucederá cuando aceleremos a fondo o cuando el suelo sea deslizante?
Es obvio que el control de tracción jugará un papel fundamental en la Yamaha Niken y por eso será clave que este control de tracción tenga un funcionamiento impecable.

Pasado mañana podré comprobarlo (y lo haré a conciencia) pero tengo la sensación de que un control de tracción que no sea excelente, podría ser un punto en contra para ella.

 

¿El control de tracción será desconectable?

Se me pone una sonrisa gamberra con sólo formular esta pregunta…

Sinceramente, creo que Yamaha no dará esa opción, pero si no es así, ¿te imaginas trazar una curva cruzando la trasera? 😆


¿Cuánto inclinará la Niken?

El ángulo máximo de inclinación está limitado a 45°, algo que parece más que suficiente para una moto como esta.

Pero si la cosa es como me imagino, esta moto dará mucha confianza a la hora de inclinar y quizá resulte más fácil de lo normal llegar al tope de inclinación. Pronto lo sabremos.

 

Y si llego al límite de inclinación, ¿qué?

Esta pregunta me la han hecho en varias ocasiones, pero la respuesta es fácil:

Lo que sucederá es que identificarás esa inclinación y amoldarás tu ritmo de pilotaje a sus características. Vamos, lo mismo que hacemos cuando rodamos con una moto custom y rozas las plataformas con gran facilidad.

 

¿Será una buena opción para hacer rutas de largo recorrido?

Tengo la sensación de que será una moto con la que voy a disfrutar mucho haciendo curvas. Creo que será fácil de llevar de curva a curva y que será muy precisa en las trazadas.

Esto animará a sumar un buen número de kilómetros sobre ella, pero la protección aerodinámica no será mejor que la de cualquier naked y está por ver si el amplio frontal no tiene consecuencias que puedan hacer que el paso de los kilómetros sea más cansado que en una moto de dos ruedas.

¿Será cómoda para el acompañante?

Uno de los aspectos que atraerá más atención será la seguridad extra que aporta su tren delantero, algo que ha convencido a muchos dudosos en el segmento de los scooter.

Creo que el de la seguridad será un excelente argumento para animar a muchas “parientas” a meter una moto en casa.

Por eso creo que sería un interesante punto a favor para la Niken, que la plaza trasera sea especialmente cómoda, aunque tengo mis dudas de que vaya a ser así.

 

¿Y qué tal será como moto para todos los días?

Creo que la Yamaha Niken no será la moto más indicada para el día a día, sobre todo si hay que hacer frente a un tráfico denso, pues pienso que su peso extra y su maniobrabilidad en parado no serán sus mayores ventajas.

Eso sí, como moto original y llamativa, será un arma perfecta para atraer todas las miradas. Esto te lo garantizo.

 

¿Conseguiré hacer un caballito con ella?

Para mí, esta es, más que una duda, un desafío.

Sinceramente, pienso que esta Yamaha no dará la opción a desconectar el control de tracción, cosa que sería definitiva para mis aspiraciones, pero en caso de que exista la opción no dudes que lo intentaré.

Tengo pocas esperanzas ya que el peso extra que tiene esta moto en el tren delantero hará casi imposible levantarlo.

Ahora bien, ¿te imaginas lo espectacular que podría quedar esa foto?

Galería de fotos Yamaha Niken 2018