Yamaha desvela en Yakarta su proyecto para MotoGP 2019

El Monster Energy Yamaha se ha presentado este lunes en Yakarta. El equipo, formado por tercer año consecutivo por Valentino Rossi y Maverick Viñales, ha mostrado sus nueva decoración. El color negro acapara ahora el diseño de las Yamaha YZR-M1 oficiales.


El parón invernal de MotoGP está a sólo dos días de llegar a su fin. A partir del miércoles, los test de Sepang darán el pistoletazo de salida a la actividad de este año; pero antes de que rujan los motores sobre el trazado malasio, quedaba por descubrir una de las puestas de largo más esperadas, la del Monster Energy Yamaha.

Ya habíamos visto la nueva apuesta de Ducati por el rojo para MotoGP 2019, también se había puesto en marcha el ‘Dream Team’ del Repsol Honda de Márquez y Lorenzo, así como el Petronas Yamaha SRT y también Suzuki, que se había presentado tan sólo unas horas antes. Este lunes llegaba el turno del equipo oficial de Yamaha, que estrenaba en Yakarta su nuevo proyecto de la mano de Monster Energy como nuevo patrocinador principal.

Mucho se había especulado con que la apuesta de la marca de bebidas energéticas como nuevo sponsor trajera consigo un cambio en el diseño de las Yamaha YZR-M1 oficiales de Valentino Rossi y Maverick Viñales. Se esperaba que el color negro ganase peso en la decoración junto a la representativa ‘garra’ verde de Monster, todo ello aderezado con el azul clásico de Yamaha. Y así fue: tras una larga presentación, Rossi y Viñales aparecían sobre el escenario cumpliendo los pronósticos sobre el diseño de sendas M1. El negro pasa a ser el color principal con varios retoques en azul. «Estoy contento con el diseño, ya que se parece al de mi equipo favorito, el Inter de Milán», bromeaba Rossi.

Yamaha se reestructura para evitar otra crisis


«Los hombres de negro», como los había bautizado minutos antes el propio Valentino Rossi, mostraron cómo serán sus armas para una temporada que se antoja fundamental para la firma de los tres diapasones. La crisis vivida en 2018, que llegó a su punto más alto después de una sequía de 25 carreras sin ganar, ha puesto en alerta a toda la fábrica de Iwata. Saben que no pueden repetir un año de tan escaso éxito como el anterior, en el que sólo Maverick Viñales consiguió una victoria en Phillip Island. El objetivo de Yamaha, que repite dupla por tercer año consecutivo, vuelve a ser el de luchar por el título.

Durante la presentación, Lin Jarvis apuntó algunos de los cambios que se han preparado para esta temporada, con una importante reorganización que deja a Takahiro Sumi como máximo responsable técnico, sustituyendo a Kouyi Tsuya. Jarvis declaró que habrá una mayor interacción entre la fábrica en Japón -responsable del desarrollo de la moto- y la delegación europea del equipo, que en palabras del propio Jarvis «tendrá un papel más importante». Una de las áreas que se ha reforzado de cara a este año es la referente a la electrónica, el que posiblemente fue el gran quebradero de cabeza de Yamaha durante el pasado curso.

Otro de los cambios que presenta Yamaha para 2019, conocido ya desde hace meses, es el equipo de test en Europa que cuenta con el alemán Jonas Folger como piloto probador.

La motivación de Rossi y los cambios de Viñales


El buen final de la temporada 2018 es uno de los argumentos a los que se agarran en Yamaha para empezar este curso de un modo diferente. A partir del GP de Tailandia se vio un cambio en la dinámica del equipo que se tradujo en mejores resultados y, sobre todo, en mejores sensaciones.

Rossi tiene claro que uno de los puntos en los que han de mejorar de cara a este año es el de conservar mejor los neumáticos de cara al final de carrera. El italiano ha incidido en ello: «Tenemos que trabajar duro, porque especialmente en el último periodo nuestros rivales han dado un gran paso. En el MotoGP actual la clave para mí son los neumáticos, así que tenemos que trabajar para conseguir conservar los neumáticos. Hay que empezar desde viernes por la mañana con ese objetivo. Es un trabajo difícil, porque hay que ser muy preciso y tener que marcar diferencias con tu estilo de pilotaje, y al mismo tenemos que trabajar duro junto a los ingenieros. Es el principal objetivo para este año».

Por su parte, Maverick Viñales afronta su tercera temporada con el equipo oficial de Yamaha. Después de dos años más complicados de lo previsto, el gerundense incorpora cambios importantes, ya que contará con Esteban García como nuevo jefe de mecánicos, sustituyendo a Ramón Forcada, y también tendrá a Julián Simón como coach. Maverick, que a partir de este año lucirá el #12 en el carenado de su Yamaha, cree que estos cambios se convertirán en un plus para este año: «Es una nueva oportunidad para estar en lo más alto. Hay muchos cambios. Creo que la llegada de Esteban será clave para aportarme más tranquilidad y ayudarme a dar el máximo. Sin duda, irá mejor. Tengo más confianza con Esteban en el equipo y también llega Julito como mi coach. Soy un piloto que necesita estar calmado y rodeado de mi equipo, y creo que esto me dará un extra».

En cuanto a su principal motivación, Rossi lo tiene claro: «Para mí, las sensaciones que tienes al subirte a la moto. Pero, especialmente, el sabor de la victoria o lo que sientes después de un buen fin de semana, estando en el podio. Corro para sentir esto», asegura el italiano, que el próximo 16 de febrero cumplirá 40 años.

Preguntado por lo mismo, Viñales empezó bromeando: «¿Mi principal motivación? Batir a Valentino». Justo después añadió después que la clave para esta temporada «es estar concentrado. Es un campeonato muy largo, así que es importante estar concentrado y mantener la calma. Cuando firmas con Yamaha y Monster, el principal objetivo es el número 1», señalaba el de Rosas.

El nuevo Monster Energy Yamaha también se ha puesto en marcha. Para ver estos nuevos colores en acción tan sólo habrá que esperar dos días en los test de Sepang, donde se empezará a comprobar si la nueva M1 va en la dirección correcta. 2019 es un año clave para Yamaha, que quiere dejar de estar a rebufo de Honda y Ducati para volver a luchar por un título que no consiguen desde 2015.