Nueva inversión en Tier IV

Yamaha acaba de ampliar su apuesta por la tecnología de conducción autónoma al llevar a cabo su tercera inversión en Tier IV, uno de los principales desarrolladores de sistemas operativos autónomos de código abierto.


Yamaha lleva muchos años ya apostando por la conducción autónoma. Invirtió por primera vez en Tier IV en agosto de 2017, lo hizo de nuevo en julio de 2019 y ahora lo ha vuelto a hacer en 2022. Tres años después de su última inversión la firma japonesa demuestra así que tiene entre manos un proyecto firme y estrechamente vinculado al trabajo de Tier IV.

En 2017 vimos por primera vez su MOTOBOT, aquella Yamaha YZF-R1M pilotada de forma autónoma por un robot, y que osaba enfrentarse al mismísimo Valentino Rossi. Para dar forma a su proyecto de conducción autónoma, que va mucho más allá de la MOTOBOT, lleva desde entonces confiando en Tier IV, compañía líder en el desarrollo de Autoware, el primer sistema operativo de conducción autónoma de código abierto. Una filosofía que la propia Yamaha define como “comprometida con la democratización de la conducción autónoma” para que cualquiera pueda contribuir al avance de esta tecnología. 

Yamaha MOTOBOT 2 06Y la inversión de Yamaha en este ambicioso proyecto no es moco de pavo, pues junto a Bridgestone y otros inversores ya son 12,2 millones de yenes, unos 88.000 euros, los que ha recibido Tier IV para llevar a cabo su trabajo. 

Es importante tener en cuenta que Yamaha Motor no es solo motocicletas, sino muchos otros tipos de vehículos también. Y de hecho, la compañía asegura que la tecnología de conducción autónoma que están desarrollando con Tier IV y sus otros inversores tiene como objetivo "la conducción automatizada a baja velocidad en condiciones específicas".

Y según Yamaha, la inversión adicional realizada por la empresa no solo tiene como objetivo establecer la tecnología de conducción autónoma, sino también promover su comercialización, incluido su negocio de soluciones de transporte automatizado para las instalaciones en fábricas.