Los scooter eléctricos Gogoro servirán de base para Yamaha

Yamaha inicia una interesante colaboración con Gogoro para desarrollar y fabricar scooter eléctricos que cuenten con su ingenioso sistema de intercambio de baterías.


La adaptación a la movilidad eléctrica se está convirtiendo en un reto para todos los fabricantes que cada uno lo está afrontando con diferentes estrategias. En el caso de Yamaha, ha anunciado una colaboración con Gogoro para estudiar el negocio de las motos eléctricas.

El acuerdo se ciñe al entorno del mercado de Taiwán, base de Gogoro, y abarca el desarrollo y la fabricación de scooter eléctricos para Yamaha con sistemas de sustitución de baterías.

En concreto, Yamaha utilizará como base scooter eléctricos de Gogoro para diseñar sus propios modelos mientras que la producción también correrá a cargo de Gogoro. Luego los scooter Yamaha se venderán en los concesionarios de Yamaha Taiwán. Para el verano de 2019 veremos el primer modelo que surge de esta colaboración.

En Taiwán ya se vende el E-VINO, un scooter eléctrico desarrollado y fabricado por Yamaha Taiwán, que incluso se exporta a Japón. Ahora, con la colaboración con Gogoro quiere abrir miras, sobre todo en la posibilidad de los cambios de batería fáciles en estaciones de servicio, de las que podemos encontrar en Taiwán ya unas 750 y que serán más de 1000 en 2019 según espera la marca.

Es de esperar que esto sólo sea un experimento que después pueda exportarse a otros mercados. Yamaha es una marca muy implantada en Europa mientras que Gogoro también ha apostado por el viejo continente embarcándose en negocios de moto-sharing como Coup (Berlín, París y Madrid), por lo que estas ciudades podrían ser también el escenario de futuras implantaciones de estaciones de servicio de intercambio y carga de baterías.