Yamaha vivió este lunes una jornada repleta de presentaciones en Barcelona. Y es que no todo se redujo a la puesta de largo del Movistar Yamaha de MotoGP; la firma de Iwata presentó también el resto de estructuras en el mundo de la velocidad y también de off-road. Uno de los momentos más importantes de la jornada fue conocer el proyecto con el que Yamaha vuelve al Mundial de Superbike cinco años después de dejar el campeonato.

La toma de contacto de la renovada Yamaha YZF-R1 en el mundo de la competición no pudo ser mejor. Un 2015 plagado de éxitos de este modelo en diversos campeonatos dejó claro que se trata de una montura que debe estar en la parrilla del Mundial de Superbike. La marca japonesa siguió los plazos oportunos y en 2016 vuelve a este campeonato con el equipo Crescent, dos pilotos de garantías como Sylvain Guintoli y Alex Lowes, además de un fuerte patrocinador como la marca de snacks Pata. El equipo liderado por Paul Denning se presentó en Barcelona y desveló los colores de la Yamaha YZF-R1 con la que la fábrica de los diapasones aspira a todo en el WSBK 2016.

Contenido relacionado
2016: Desafío Yamaha

Galería de imágenes Yamaha YZF-R1 2016 WSBK

Deja un comentario