Después de un 2015 excelente en campeonatos nacionales y a nivel continental, la Yamaha YZF-R1 busca ir un paso más allá. La ambición no es otra que ganar en los dos Mundiales en los que van a participar en 2016: el de Superbike y el de Resistencia.

La firma de los diapasones ha puesto toda la carne en el asador con su regreso al Mundial de Superbike. Alex Lowes y Sylvain Guintoli serán los encargados de pilotar las YZF-R1 oficiales con las que los de Iwata pretender volver a la cima de un campeonato que ganaron por última vez en 2009 y que abandonaron en 2011. Con un modelo totalmente renovado que tuvo un estreno sensacional en campeonatos nacionales y en el Europeo de SBK, Yamaha tiene argumentos de sobra para plantearse objetivos ambiciosos.

Pero no será el único objetivo a nivel mundial para Yamaha con la YZF-R1. El Campeonato del Mundo de Resistencia será el otro reto para esta moto, que ya se quedó cerca del título la pasada temporada con el Yamaha GMT94. Esta estructura, que estará formada en 2016 por David Checa, Louis Rossi y Niccolò Canepa, buscará superar el subcampeonato de 2015. El otro equipo será el Yamaha YART y también cuenta con una formación de garantías: Max Neukirchner, Iván Silva y Sheridan Morais.

Los dos equipos de Endurance y el de Superbike estuvieron en Jerez para rodar un vídeo con el que Yamaha deja muy claro que la Yamaha YZF-R1 2016 va a por todas en su doble desafío mundial.