Espectacular vídeo de dos mecánicos de la Isla de Man construyendo el vehículo de movilidad más rápido del mundo

El récord Guinness no tiene cabida, y alberga un nuevo récord protagonizado por David Anderson y Mathew Hine, que alcanzaron más de 170 km/h sobre un vehículo de movilidad.


En la Isla de Man se dan muchas competiciones y récords de vértigo. Este vídeo es uno de ellos, donde los mecánicos  David Anderson y Mathew Hine logran superar los 170 km/h sobre un vehículo de movilidad que suele desplazarse en su estado de serie, a menos de 15 k/h. Este acontecimiento tan excéntrico se ha registrado en el anuario de récords Guinness.

El vehículo de movilidad o scooter de movilidad ha sido arduamente modificado por los dos mecánicos David Anderson y Mathew Hine hasta lograr la cifra final de velocidad de 173,16 km/h. Una velocidad ridículamente infernal para este «vehículo».

Este récord tuvo lugar en el Jurby Motodrom de la Isla de Man, y la velocidad se midió como promedio durante más de 1/4 de milla. El piloto fue Mathew Hine, aunque en la construcción de semejante máquina infernal también colaboró su amigo David Anderson. Ambos se vieron motivados a fabricar esta bestia a raíz de ver un vídeo de otro vehículo similar, preparado por Colin Furze y que alcanzó los 115,21 km/h. Aunque el récord a superar era otro, una cifra alcanzada por Klaus Nissen Petersen en Dinamarca 2012: los 133,04 km/h.

Para que el récord se registre de manera oficial, Guinness World Records exige que el vehículo debe basarse en un modelo existente en la venta comercial. El motor puede modificarse o cambiarse, pero la apariencia exterior del vehículo no debe ser alterada.

David y Mathew construyeron este vehículo que explicaron como: «Tomamos un scooter de movilidad ‘Days Strider’ y un chasis de karts de carreras y rediseñamos el chasis para que se ajustara a las dimensiones del scooter y el motor … Ruedas y Los neumáticos fueron sacados del karting, ya que las ruedas originales del scooter solo tenían una capacidad nominal de 8 mph. El motor fue tomado de una Suzuki 600 Bandit».