¡Probamos a fondo la Honda CBR1000RR-R SP!

La Honda CBR1000RR-R SP 2020 es la nueva generación de la saga Fireblade del fabricante japonés. Se trata de una nueva versión mucho más potente, radicalizada, y tecnológica. Para poder probarla bien le hemos calzado unos neumáticos slick y nos hemos ido hasta el Circuito de Jerez.


La nueva Honda CBR1000RR-R Fireblade 2020 ha llegado al mercado para romper el letargo prestacional que sufría y renovar el mítico modelo. Desde Japón han querido tener las cosas claras, y de tal modo las han proyectado sobre este nuevo modelo. Ahora la CBR1000RR-R ya no es ese modelo sencillo, blandito, fácil de llevar y enfocado primordialmente para carretera, sino todo lo contario; un arma radical, más potente que ninguna, con toda la tecnología y electrónica de Honda Racing y con imponentes miras al Campeonato del Mundo de Superbike.

Para poder probar bien esta pedazo de máquina debíamos ir a un circuito, pero no uno cualquiera. Por ello elegimos el Circuito de Jerez, un trazado mundialista donde podremos dar rienda suelta a estos 214 cv. Como veréis en el vídeo, también hemos tenido que calzarle unos neumáticos que estén a la altura, como los slick de circuito Dunlop D212.

Todo es nuevo en esta última generación de CBR1000RR-R, desde el motor, ahora con cotas de MotoGP, el chasis es un 18% más rígido en flexión vertical, un 9% en flexión torsional y un 11% menos rígido en flexión horizontal. Por otro lado encontramos un basculante 30 mm más largo.

La electrónica también se ha actualizado, con una IMU de 6 ejes totalmente capaz, ofreciendo todas las ayudas posibles de manera regulable.

El ciclo no iba ser menos, y en la versión que probamos (SP) encontramos un conjunto de suspensiones electrónicas (semi-activas) Öhlins y una frenada de campeonato: pinzas Brembo Stylema.

De todos modos, para más detalles técnicos te dejamos a continuación la ficha técnica y al final del post ¡El vídeo de la prueba!

Deja una respuesta

Volver a la home