Encontronazo tras una maniobra en la última vuelta

No fue un gran fin de semana para Aleix Espargaró, sobre todo por lo que pudo haber sido. Se saltó la salida en la carrera sprint del sábado y, a pesar de la sanción, finalizó quinto. Pero eso fue sólo el inicio, el domingo se vio más perjudicado, y no por errores suyos precisamente.

En la carrera larga del domingo, el de Granollers se vio envuelto en dos maniobras que le perjudicaron claramente en su resultado final. La primera, de Enea Bastianini a falta de 16 vueltas para el final en la curva 9, con una Long Lap Penalty para el italiano. Aleix pudo regresar a la trazada a través de una vía de acceso en Le Mans, pero bajó hasta la novena posición.

La segunda no fue tan sonada porque los tres pilotos del podio eran los grandes protagonistas del día y los focos estaban en ellos. Más atrás, Franco Morbidelli adelantó al límite a Aleix Espargaró en la penúltima curva de la carrera, haciendo que el de Aprilia pasase de ser séptimo a noveno tras verse superado por Brad Binder al ir de nuevo por la escapatoria. El veterano piloto se vio claramente enfurecido durante la vuelta de honor y se volvió a repetir un episodio de bronca entre ambos. Aleix fue directamente a por Morbidelli a recriminarle en repetidas ocasiones por su última maniobra, la cual fue al límite, pero el italiano no recibió ninguna sanción por ello tras la carrera.

Ambos dieron su versión tras la carrera

Simon Patterson, reconocido periodista del paddock, hizo una instantánea posterior a la carrera en los pasillos de la sala de prensa, cuando ambos pilotos discutían sobre la maniobra. El británico también recogió en The-Race unas breves declaraciones del catalán, el cual asegura que si no hubiese levantado su moto en ambas maniobras, la de Bastianini y Morbidelli, se habría caídos en las dos ocasiones.

También dio su versión Franco Morbidelli, que sumó sus primeros puntos dominicales esta temporada en Le Mans. El italiano respondió que ni siquiera hubo contacto. «No parecía muy contento con ello, pero ya estoy acostumbrado a su comportamiento», dijo Morbidelli en las declaraciones recogidas por The-Race. A la pregunta de si se habría caído si Aleix no hubiese levantado la moto, el italiano respondió que «si mi madre tuviera huevos, sería mi padre».