La moto autónoma Yamaha MOTOROiD, en la pista de baile

El prototipo de moto autónoma de Yamaha vuelve a sorprender. El MOTOROiD no sólo vuelve a atraer las miradas por su conducción autónoma sino que también se atreve a bailar. Lo vemos en un vídeo...


Se suele dar mucha visibilidad a los trabajos que están realizando las marcas de coches, las tecnológicas y la industria auxiliar al impulso del vehículo autónomo, incluso con ensayos en entornos reales. Aunque seguramente no estén tan cerca de la calle, las marcas de motos también están empezando a mostrar sus desarrollos. Uno de ellos es MOTOROiD, la moto autónoma de Yamaha que se desveló en el salón de Tokyo del año pasado.

Esta moto eléctrica (cuenta con baterías en la zona donde suele ir el motor de combustión) destaca a simple vista por lucir una estética futurista. También se nos van los ojos a la peculiar horquilla o la suspensión trasera o el chasis. Sin embargo, esta Yamaha MOTOROiD esconde un sistema de inteligencia artificial capaz de identificar a su propietario mediante una cámara. Gracias a las órdenes de éste, puede dirigirse por sí misma a un punto. Es, por tanto, la primera moto autónoma de Yamaha.

El año pasado ya vimos imágenes de esta moto en acción. Ahora, vuelve a ser protagonista en un vídeo que lanza el grupo Yamaha en una muestra de diseño, donde comparte escenario con otros productos del grupo, como intrumentos musicales. La moto se mueve por sí misma manteniendo el equilibrio perfectamente. Pero lo que más llama la atención es que ¡también baila! Gracias a los diferentes ejes de la horquilla y a un nuevo eje de rotación del conjunto que forman el basculante y el bloque motor y batería, la moto puede hacer diferentes movimientos en parado, pero siempre manteniendo el equilibrio. Alucinante...

La insistencia de mostrar el MOTOROiD hace pensar que Yamaha sigue investigando en sistemas de conducción autónoma. Veremos cómo evluciona hasta que llegue a la calle...