Misano 1991: uno de los finales más extraños de la historia

Corría el año 1991 cuando Luca Cadalora y Helmut Bradl -padre de Stefan- protagonizaron uno de los finales más apasionantes e insólitos de todos los tiempos. Ambos acabaron, literalmente, codo con codo…


Nos ponemos en situación: GP de Italia de 1991, circuito de Misano, carrera de 250cc. Después de un intenso preludio de 29 vueltas, Luca Cadalora y Helmut Bradl llegaron al último giro como los dos únicos contendientes en la lucha por la victoria. El calor del público en un circuito de Misano repleto hasta la bandera jugaba en favor de Cadalora, que dio el todo por el todo para hacerse con el triunfo y superó a Bradl en la última curva.

Pese a que el alemán salió con mayor tracción para devolver el adelantamiento antes de entrar en meta, Luca mantuvo la trayectoria y sacó el codo para defender su posición. El piloto italiano acabó ganando por 9 milésimas, propiciando un final de carrera más propio de un videojuego que quedará grabado para siempre en la historia del campeonato.

Aquel campeonato, al que le quedaban siete carreras después del duelo de Italia, lo acabó ganando Cadalora con 17 puntos de ventaja sobre Bradl…