Perdió un brazo en un accidente de sidecross

Hugo Barat se vio obligado a abandonar el sidecross después de un accidente que le provocó la amputación de un brazo. Sin embargo, con sólo 18 años, ha encontrado la fuerza para mirar hacia delante y continuar su pasión con una moto de motocross adaptado.


De vez en cuando aparecen ante nosotros ejemplos de vida, situaciones realmente dramáticas que han provocado un gran cambio de vida para las personas que las han padecido. Sin embargo, lejos de dar por perdida su vida, han logrado reponerse, realizar un estremecedor esfuerzo y volver a pelear por alcanzar metas. Es el ejemplo que ahora os traemos, el de Hugo Barat.

Estamos hablando de un joven francés que se presenta así: "Tengo 18 años y piloto una moto de motocross con el brazo izquierdo y con una prótesis". Inmediatamente nos quedamos sorprendidos por cómo pilota y con la confianza con la que se dirige a cámara. Si no entiendes el francés, puedes ver los subtítulos en inglés, pero, de verdad, no hace falta comprender ningún idioma para entender lo que nos transmite Hugo en este vídeo.

En él nos explica que empezó a ir en moto a los 5 años junto a su hermano en un pequeño circuito construido por su abuelo. Poco después siguieron los pasos de su abuelo y de su padre y ambos se enrolaron en competiciones de sidecross logrando interesantes resultados que les permitieron participar en el Mundial de Sidecross. En la cita de Suiza, ambos sufrieron una extraña caída a gran velocidad golpeando el vehículo su brazo derecho. A pesar de los intentos de recuperación, los médicos se vieron obligados a amputar el brazo de Hugo.

El joven francés pasó el mal trago y sabiendo que ya no podía hacer sidecross, sí que no quiso desvincularse del motor volviendo a la moto de cross. Primero, tuvo que hacerse con una prótesis especial para moto y bicicleta y después adaptar una moto a sus nuevas condiciones. Como podéis apreciar en el vídeo, la prótesis se puede anclar al puño derecho y está unida con un hilo a la otra mano para que en caso de caída pueda desengancharse automáticamente. Tanto el freno como el acelerador pasan a ser controlados por la mano izquierda. Además, se le ha instalado un sistema cambio automático de la marca Rekluse para que el piloto no tenga que preocuparse de los cambios o el embrague, seguramente el mismo sistema que ya llevan las ediciones SCS de MV Agusta.

Desde luego, no podemos sino que aplaudir y alabar a este valiente y joven francés que demuestra que la actitud ante la vida siempre es crucial para superar las adversidades. ¡Bravo!