Las diferencias, ¡cada vez menores!

La Honda CBR1000RR-R SP se pone a prueba en pista, enfrentándose a su mismo modelo de competición, la Fireblade SP con la que corre el equipo oficial del Británico de Superbike. ¡El resultado es sorprendente!


El espíritu de 'Nacida para correr' asimilado en el desarrollo de la Honda CBR1000RR-R SP ha dado como resultado una superbike con un carácter claramente circuitero y un nivel sin precedentes de rendimiento y control. Basándose mucho en la tecnología de chasis y motor de la 'MotoGP de calle' Honda RC213V-S, y con un gran esfuerzo en el apartado aerodinámico, queda claro que tenemos una máquina creada para la velocidad.

¿Pero esto cómo se plasma en la pista? El equipo oficial británico que compite en el BSB ha ayudado a dirimir cuánto es de rápida la CBR de calle poniendo en paralelo y en la misma pista una unidad de calle y la moto de competición con la que corren en el Británico de Superbike. Lógicamente, ambas tienen mucho en común, ya que una es la base sobre la que se prepara la moto de carreras. De hecho, comparten chasis y motor. Pero las diferencias en una centralita ECU específica, relaciones de cambio diferentes, peso rebajado a 168 kg y límite de revoluciones más alto son claves para estar esos pasos por encima.

El circuito Oulton Park fue el escenario elegido mientras que el piloto oficial Glenn Irwin fue el encargado de subirse a sendos modelos para comprobar las diferencias entre las Fireblade. Hay que decir que la Honda CBR1000RR-R SP llegó directamente tal y como sale del concesionario, excepto por la pareja de slicks Pirelli Diablo Superbike. ¡Ni siquiera le retiraron los retrovisores o el porta-matrícula!

Los tiempos comparados están registrados por el mismo piloto, Glenn Irwin, que rodó con cada moto el mismo día y en las mismas condiciones a lo largo de los 4,33 km del circuito.

Después de seis vueltas, Glenn fijó su mejor tiempo a lomos de la Honda CBR1000RR-R Fireblade SP de producción en 1.39,054, sólo 2,872 segundos más lento que el tiempo conseguido con su superbike del BSB. ¡Este tiempo le habría metido en la undécima línea de la carrera de categoría de Superstock del BSB celebrada un mes antes de este reto!

Glenn Irwin, Honda Racing UK British Superbike #2: «Después de mi experiencia de hoy, estoy alucinando al ver lo que una moto salida directamente del concesionario puede hacer en un circuito y lo rápido que he podido ir con la Fireblade SP de calle. Las dos motos son muy pero que muy similares. La moto venía de verdad del concesionario. Sólo me llevó un par de vueltas para ajustar las levas a mi gusto. Estoy seguro de que, con más tiempo para acostumbrarme a las condiciones, podría haber ido incluso más rápido».

Deja una respuesta

Volver a la home