Tras una salida increíble, el español se fue al suelo en el primer salto

La suerte no estuvo del lado de Jorge Prado en el MXGP de Europa, sexta cita de la temporada. El piloto gallego, ganador de la anterior prueba de MX2 en Italia, cogió muy pocos puntos en Valkenswaard tras caerse en las dos mangas. La caída que sufrió al inicio de la segunda carrera fue espectacular.



El mundo del motocross sigue expectante todos los pasos de Jorge Prado, una de las grandes joyas de este deporte a nivel mundial. El piloto gallego dio una nueva pincelada a los libros de historia en el MXGP de Trentino, donde cosechó su primera victoria mundialista en la categoría de MX2, y llegaba pletórico a la sexta cita de la temporada en Valkenswaard.

Sin embargo, en el circuito holandés no le fueron bien las cosas a Prado, que se quedó sin premio pese a ser uno de los hombres más rápidos de MX2 durante todo el fin de semana. Una complicada manga clasificatoria le relegó al 24º puesto de salida, pero el piloto español deslumbró en la arrancada de las dos mangas del MXGP de Europa.

En la primera carrera llegó a ponerse cuarto tras unos compases iniciales excelentes, pero una caída le llevó casi al final del pelotón. Después de una fantástica remontada de unas 20 posiciones, el prodigio español del MX acabó 17º. En la segunda manga volvió a demostrar que las salidas son su punto fuerte, ya que partiendo 24º llegó a hacer el holeshot y se situó en cabeza de la prueba. Sin embargo, su liderato sólo duró unos metros, ya que al tomar el primer salto no pudo controlar KTM y sufrió una tremenda caída que afortunadamente se saldó sin consecuencias físicas para él.

Prado reanudó la marcha y acabó 23º, poniendo fin a una cita que se le complicó demasiado pese al gran nivel mostrado en todo el fin de semana en suelo holandés. A sus 16 años, el piloto de Lugo ya es uno de los hombres de referencia en MX2 y espera dar la vuelta al mal bagaje de Valkenswaard en la próxima cita, que se disputa el 7 de mayo en Letonia.

Así fue la espectacular caída de Jorge Prado en Valkenswaard


Deja un comentario

Volver a la home