Casey Stoner se subió a la Ducati Panigale V4 2018

Ducati encontró un probador de lujo para su nueva Panigale V4, la moto con la que quieren revolucionar el segmento de las superbike. Ese probador fue ni más ni menos que Casey Stoner, que se subió a la V4 en Valencia y quedó encantado con el rendimiento.


El pasado mes de septiembre, Casey Stoner acudió a Valencia para cumplir una doble función: por un lado, ayudar a Ducati a preparar la última cita de la temporada de MotoGP 2017; y por otro, convertirse en uno de los primeros probadores de la nueva Ducati Panigale V4, la superdeportiva que marca un hito en la casa de Borgo Panigale al ser su primera superbike tetracilíndrica.

Pese a que la marca italiana guardó con mucho mimo la noticia de que Stoner había probado la Ducati Panigale V4, ya en su día trascendió la información sobre este test “secreto” del piloto australiano a bordo de este nuevo modelo. Ahora, cinco meses después de aquello, Ducati ha publicado un vídeo con las imágenes y las impresiones de Casey Stoner tras subirse a la V4.

El bicampeón de MotoGP quedó fascinado con el comportamiento de esta moto que ya se ha convertido en un icono de la marca pese a que acaba de llegar al mercado: «Para mí la Panigale 1299 es una moto fantástica, pero con esta hay una importante diferencia en cuanto a potencia. También en cuanto al equilibrio, a la hora de entrar en curva es más estable y puedes llegar con más calma, pero la potencia marca la mayor diferencia».

Después de siete temporadas pilotando una MotoGP y otros cinco años desempeñando el rol de probador con Honda y Ducati, Stoner destaca que es difícil que el comportamiento de una moto de serie le llame la atención en términos de potencia, pero la Panigale V4 lo ha conseguido: «Sinceramente, es difícil que una moto de calle me pueda impresionar, ya que en MotoGP cuentas con una potencia extrema. Pero con esta moto y con neumáticos de calle me he quedado realmente impresionado».

Sobre la entrega de potencia del Desmosedici Stradale, nombre que recibe el motor de la V4, derivado directamente del de la Ducati de MotoGP, Stoner añade que hay que tener tacto al principio: «Tienes que dosificar más de lo habitual con el gas, pero cuando te empiezas a encontrar cómodo y a ganar un poco más de confianza, puedes abrir mucho más, y a final de recta sentía que iba mucho más fuerte de lo que me esperaba».

Teniendo en cuenta todo el paquete, destacando el motor, parte ciclo y electrónica, el australiano no tiene dudas sobre esta nueva moto: «Poder ajustar todos los parámetros con el ordenador y poder ponerlos a mi gusto me trajo unas sensaciones muy, muy similares a las de la MotoGP». Totalmente encantado con la nueva Panigale. Aquí puedes verle en acción con ella: