Marc Márquez estuvo cerca de protagonizar la primera salvada antológica del año

Una caída en la curva 12 de Buriram fue el único lunar de Marc Márquez en los test de Tailandia. El incidente fue leve e incluso el piloto del Repsol Honda se quedó cerca de realizar otra de sus tremendas salvadas.


La curva 12 del circuito de Buriram ha quedado definitivamente asignado como el punto más conflictivo de la pista tailandesa, puesto que la mayor parte de las caídas de los test de MotoGP se produjeron en ese punto. Marc Márquez se fue al suelo en ese viraje durante la última jornada de entrenamientos, aunque no estuvo tan lejos de protagonizar una de sus estratosféricas salvadas. Prueba de ello es cómo acabó el leve incidente, con el de Cervera agarrado a su moto y el lateral derecho del mono totalmente raspado. De inmediato cogió la moto, volvió a subirse a ella y la arrancó con la ayuda de los comisarios para volver a boxes.

«La moto es mía y no se la dejo a nadie», comentaba el vigente campeón de MotoGP en redes sociales con el sentido del humor que le caracteriza, compartiendo el vídeo que poco antes difundía la cuenta oficial de MotoGP en Twitter. Esta leve caída supuso la segunda de Márquez en lo que va de pretemporada, ya que sufrió otra similar en los test de Sepang. Fue el único punto negativo para el #93 en los test de Tailandia, en los que acabó tercero en la tabla combinada de tiempos, pero con el mejor ritmo de todos, y bastante satisfecho con el trabajo realizado y con el rendimiento de la Honda RC213V 2018, cuyo potencial quedó nuevamente refrendado en esta fase inicial del año.