El italiano se dejó las llaves puestas repostando en una gasolinera

Curioso vídeo el que ha publicado Andrea Iannone en sus redes sociales. El italiano se dejó las llaves puestas cuando se encontraba en una gasolinera y para poder abrir nuevamente su Porsche Cayenne se lió a martillazos con la ventanilla trasera.


Un despiste lo tiene cualquiera. O si no, que se lo digan a Andrea Iannone, que se dejó las llaves puestas en el coche cuando estaba repostando en una gasolinera. Al no poder abrir su lujoso Porsche Cayenne, al piloto italiano no se le ocurrió otra cosa que coger un martillo hasta que rompió la ventanilla trasera y pudo abrir el coche.

Poco después de eso, Iannone aparece conduciendo su coche sin cinturón de seguridad, riéndose tras lo sucedido y con un corte en la mano derecha, propiciado probablemente por los cristales que saltaron de la luna. Todo ello lo compartió en redes sociales en un vídeo que está dando la vuelta al mundo. El piloto de Ducati se ha convertido así en protagonista dos días antes de que dé comienzo el GP de Gran Bretaña.