Esta es una de las inverosímiles escenas que te puedes encontrar de vez en cuando si viajas por la India. Este conductor de motocicleta tenía que trasladar a su familia y, a falta de un sidecar, tiró de bricolaje para añadirle un par de ellos a su moto. Con el peso repartido como buenamente pudo -tres ocupantes a un lado, cuatro al otro y uno tras él-, le sacó el máximo partido a sus sidecares 'Made in India' y emprendió un trayecto no exento de dificultades. Desde luego, que el vídeo es para verlo...