El Motor-Ranch produce ruido y polvo, según los vecinos de las fincas colindantes

Algunos vecinos del Motor-Ranch que tiene Valentino Rossi en Tavullia quieren que cese la actividad de la pista debido al ruido y el polvo que se genera durante los entrenamientos y las carreras que tienen lugar en el circuito.



Parece increíble que en Tavullia, donde el límite de velocidad es de 46 km/h, alguien se haya puesto en contra de Valentino Rossi, su hijo más conocido e idolatrado. Cinco propietarios de fincas aledañas al famoso Motor-Ranch se pusieron de acuerdo para presentar una demanda en los juzgados de Pésaro contra Test Trak, la sociedad que gestiona la pista de entrenamiento cuya cabeza visible es el padre del astro italiano, Graziano Rossi, por exceso de ruido y abuso en la construcción.

La demanda no tuvo éxito, pero tres de estos vecinos de Valentino Rossi han continuado la lucha basándose no sólo en las molestias acústicas sino en el polvo que se genera durante los entrenamientos y las carreras que se celebran en el Motor-Ranch desde el año 2011 en el que comenzó a funcionar el circuito.

El procedimiento legal está todavía sin acabar, por lo que la pista podría permanecer cerrada hasta el veredicto final.