Valentino Rossi, ‘como un niño con zapatos nuevos’: «Con esta moto es fácil ir rápido»

Segundo a sólo 35 milésimas de Maverick Viñales, con buen ritmo y con unas sensaciones muchísimo mejores que en la pretemporada de 2017. Valentino Rossi está disfrutando de los primeros kilómetros junto a la Yamaha YZR-M1 2018 y está encantado con el rendimiento que ofrece su nueva moto.


Aún es demasiado pronto para sacar conclusiones, pero en Yamaha pueden estar más que satisfechos por cómo empieza el año. El trabajo que han realizado los de Iwata en invierno está dando sus frutos desde el primer momento y la Yamaha YZR-M1 de 2018 es muy acorde al gusto de Valentino Rossi.

El italiano ha acabado hoy segundo en Sepang, sólo superado por su compañero Maverick Viñales, que ha acabado 35 milésimas por delante de él y ha refrendado las buenas vibraciones que hay a día de hoy en el seno del Movistar Yamaha. «Con esta moto es fácil ir rápido», decía un Rossi que ha estado todo el día entre los primeros clasificados, acabando segundo gracias a un tiempo de 1:59.390.

El nueve veces Campeón del Mundo ha reencontrado las mejores sensaciones con la M1 y su pretemporada empieza de forma dispar a como transcurrió la del pasado año. Es por ello que sus impresiones sólo son positivas: «Lo que me deja más contento es la facilidad para rodar rápido. Hago las líneas que quiero, entro en curva como quiero y cuando aprieto bajo los tiempos», comentaba Valentino en declaraciones que recoge el portal italiano GPone.com.

Aunque aún no ha hecho ningún simulacro de carrera y no sabe si lo hará mañana, Valentino ha podido sacar algunas pequeñas conclusiones sobre el desgaste del neumático trasero, el mayor quebradero de cabeza de Yamaha el año pasado: «El año pasado el problema más grande era el consumo excesivo, pero también en este sentido las primeras impresiones son positivas. También con el neumático usado, después de 15 vueltas, he podido hacer buenos tiempos. Aún queda trabajo por hacer, pero vamos en el camino correcto», afirma.

A Rossi le gusta el nuevo chasis, que sigue la base del de 2016: «Me ha gustado. El punto de partida es el de 2016 con algunos cambios menores. Puede haber una evolución mayor antes de que empiece la temporada», ha dicho. También ha hablado sobre el nuevo carenado que han probado, declarando que no ve «ningún punto negativo en su uso».

Finalmente su compañero Maverick Viñales le ha arrebatado el mejor tiempo en los minutos finales. A Valentino le han preguntado por qué le parece que el gerundense esté también recogiendo los frutos de las indicaciones que él está dando sobre el desarrollo, a lo que el de Tavullia ha respondido con bastante diplomacia: «Otras veces es Maverick el que me ayuda a a mí haciendo diferentes tipos de pruebas. Es un equipo oficial funciona así, yo estoy contento porque esta moto me gusta y puedo ser competitivo. Veremos después si tengo que luchar contra mi compañero de equipo o contra otro piloto, pero al final cambia poco y prefiero concentrarme en mí mismo».

Por el momento todo son alegrías para Rossi; a diferencia de 2017, empieza el año con muy buenas sensaciones. Teniendo en cuenta que los test fue el plazo que se marcó para decidir sobre su renovación, es probable que pronto haya noticias sobre su continuidad más allá de 2018.