Valentino Rossi destaca la competitividad de Maverick Viñales

Poco antes de ponerse a los mandos de un Ford Fiesta para competir en el Monza Rally Show, Valentino Rossi ha protagonizado una interesante entrevista en el programa radiofónico Deejay Chiama Italia.




Con la temporada 2016 terminada y los test post-temporada también finiquitados, Valentino Rossi ha centrado su siguiente objetivo en el Monza Rally Show antes de empezar sus vacaciones. No obstante, una vez ha acabado la actividad sobre su Yamaha YZR-M1, el italiano goza de más tranquilidad y más tiempo para atender a los medios, y eso es lo que ha hecho antes de que comience el Monza Rally Show.

Rossi ha pasado por los estudios de un conocido programa radiofónico en Italia, Deejay Chiama Italia, en el que ha hablado de temas de diversa índole. Preguntado sobre su larguísima trayectoria deportiva, el #46 ha sido tajante: «El disfrute encima de la moto es el mismo que en la primera carrera».

Después ha hablado sobre la VR46 Riders Academy, un proyecto que no sólo está sirviendo para trabajar y forjar a las mejores promesas del motociclismo italiano, sino que también le está aportando muchas cosas al propio Rossi: «Me gusta muchísimo. Es muy bonito y emocionante trabajar con chicos de 18, 20, 22 años. Estamos juntos en el Ranch, rodamos en Misano, entrenamos juntos… Estamos juntos mucho tiempos y estoy demasiado bien con ellos, y esto es algo que preocupa», bromea finalmente el piloto de Tavullia. «Trabajo mucho con mi hermano y también con Migno, que es uno de los pilotos que más absorbe. Es un gran satisfacción», añade a la hora de hablar los pilotos de la Academy con los que más trato tiene.

Una de las grandes novedades de este año ha sido la llegada de Luca Cadalora a su grupo de trabajo, ejerciendo las labores de “coach”. Valentino destaca la importancia de tener al lado a alguien como el veterano expiloto: «Es una cosa muy bonita, he conseguido crecer. Sobre todo lo noto porque rodamos juntos en Misano y es alguien que tiene una pasión increíble por la moto. Él va a verme a pista, decidimos los puntos, me dice cómo piloto yo y cómo pilotan los demás, y me comenta cómo según él puedo mejorar. Funciona».

 

Vuelta a 2015, y relación con Lorenzo, Viñales y Márquez


Lo que no se quita Rossi es la espina de 2015, un tema que una vez más salió a la palestra. Preguntado sobre si lamentaba no haber ganado el título esta temporada, recuperó el discurso del año pasado y también hizo balance de 2016: «Lamento más haber perdido el de 2015. Este año he tenido un poco de mala suerte y he sufrido un poco a raíz de lo del año pasado, porque fue algo difícil de digerir. Fue duro, un periodo difícil hasta la primera victoria en Jerez. Intentamos no remover mucho el pasado. Después he tenido mala suerte; el punto de inflexión del campeonato estuvo en Mugello, donde hubiera estado luchando si no hubiera roto el motor».

Después de siete temporadas como compañero de Lorenzo, separadas en dos etapas, Rossi tendrá un nuevo vecino de box el año que viene: Maverick Viñales. Tras lo visto en los test de Valencia y en Sepang, Rossi tiene claro que un piloto como Maverick será un quebradero de cabeza y no duda en ponerle incluso al nivel de Lorenzo en cuanto a competitividad: «Yo hubiera preferido a otro tipo de piloto como Pedrosa, más mayor», empieza bromeando, para después comparar lo que puede hacer Viñales respecto a cómo fue su etapa con Lorenzo al otro lado del garaje: «Esperaba que el problema fuera un poco más pequeño y, sin embargo, después del primer test he comprendido que el problema será, cuanto menos, igual que con Lorenzo. Maverick es muy rápido y un poco más simpático, sí. Con Lorenzo nuestra relación se complicó a final de 2015, porque luchamos muy fuerte y después la relación no se recondujo. Seguramente con Viñales podré estar un poco mejor», asevera ‘Il Dottore’, que también ha hablado sobre la foto que se hizo junto a Lorenzo después de su última carrera como compañeros: «Después de la carrera de Valencia estuvimos juntos, abrazados en el box y me dijo que tenía respeto por mí. Fue un buen momento», comentó con cierta sorna.

Y sobre su relación con Márquez, bastante tensa desde 2015 y un poco mejor tras esta temporada, también tuvo palabras: «Afortunadamente no es mi compañero de equipo. Pienso que demostró muchas cosas con el final de campeonato de 2015. Nunca más habrá nada con él, pero habrá una relación normal, de respeto», relata Valentino.

Lo que no tiene discusión para Rossi es el talento de su contrincante, que en cuatro temporadas se ha hecho ya con tres títulos mundiales de MotoGP: «Es un gran piloto, fortísimo. Da siempre todo para ganar, tiene una habilidad para pilotar de la última generación, pilotando con el codo por el suelo y evita caídas. En un poco demasiado fuerte».