Tras poner fin a las segundas pruebas del año, parece que el piloto del Movistar Yamaha tiene clara la especificación de la M1 con la que competirá esta temporada. El nueve veces campeón del mundo cierra con buen sabor de boca los test en suelo australiano.

La preocupante diferencia con respecto a Lorenzo en los test de Sepang se ha tornado en un esperanzador resultado para Valentino Rossi en los ensayos de Phillip Island. El italiano ha sido muy competitivo a lo largo de los tres días, sobre todo en los dos últimos, mostrando un ritmo muy consistente. Pese a que ha concluido en la sexta posición de la clasificación combinada, dos puestos por detrás de Lorenzo, el 46 ha sido el mejor piloto Yamaha en la jornada final de test.

Crónica y clasificación del tercer día
Test Phillip Island 2016: Marc Márquez comanda la última jornada

La meteorología no le ha permitido llevar a cabo todo el programa de pruebas que tenía previsto. «Por desgracia las condiciones tampoco han sido muy buenas hoy. Al final sólo hemos tenido un buen día y fue ayer, pero es mejor que nada», relataba al respecto. En esta última jornada ha vuelto a comparar los dos prototipos de los que disponía, uno de ellos con chasis y motor 2016, y otro con el motor de este año y el chasis del año pasado y, al parecer, Valentino ya ha tomado una decisión sobre la especificación de su M1 que va a llevar este año: «Hoy hemos continuado con nuestro trabajo, especialmente nos hemos centrado en comparar las dos motos y creo que vamos a utilizar la moto que es más similar a la del año pasado».

El vigente subcampeón de la clase reina ha empezado el año a un buen nivel y se marcha de Phillip Island con muy buenas sensaciones: «Han sido unos test positivos, sobre todo ayer, pero hoy también. Me siento bien con la moto y con los neumáticos y mi ritmo no ha sido malo, así que estoy bastante satisfecho».


Te puede interesar