El vigente subcampeón de MotoGP asevera que en la pista australiana han cambiado las sensaciones con los neumáticos y con la moto, a la vez que se lamenta por no haber podido rodar lo suficiente en un día marcado por la lluvia.

Día complicado para todos los pilotos de MotoGP en Phillip Island. La lluvia ha sido la gran protagonista de la primera jornada de test en el trazado australiano, lo que ha impedido extraer una lectura fiable sobre lo que ha sucedido en la pista. Las condiciones han variado mucho a lo largo del día, pero la pista no ha llegado a estar completamente seca en ningún momento, por lo que los tiempos no se han de tener muy en cuenta.

Contenido relacionado
Test Phillip Island 2016: Petrucci encabeza una jornada pasada por agua

Valentino Rossi ha terminado sexto después de mejorar su tiempo en la última parte del entrenamiento, aunque se ha quedado a más de un segundo de su compatriota Danilo Petrucci, el más rápido del día. «Es muy positivo venir aquí a Phillip Island, porque tenemos muchas cosas diferentes que probar, especialmente los neumáticos porque sabemos que esta pista es siempre muy exigente con los compuestos», relataba el 46. No obstante, este primer día no ha podido ser aprovechado, algo sobre lo que ha bromeado: «Esperábamos verano, pero desafortunadamente ha sido invierno». «Hoy las condiciones han cambiado al menos unas diez veces, hemos tenido que esperar mucho y ha sido muy frustrante porque era importante acumular más trabajo, pero no hemos dado muchas vueltas. Al final, hemos sido capaces de hacer algunas vueltas en mojado y otras en seco. Esperamos que mañana y el viernes el tiempo sea mejor», añadía Il Dottore.

Dadas las condiciones mixtas de la pista, los neumáticos intermedios han salido a escena. Esa es una de las grandes novedades que incorpora Michelin este año y Valentino afirma que se trata de algo positivo para situaciones como las de hoy: «Es siempre difícil encontrar la situación correcta para montar el neumático intermedio, pero puede ayudar. En el pasado, con los slicks, era bastante peligroso rodar en condiciones mixtas». Sobre sus sensaciones en esta pista con los Michelin, Rossi revela que «han sido muy diferentes con respecto a Sepang, en Phillip Island se siente más la diferencia con respecto a los Bridgestone».

Por último, el piloto del Movistar Yamaha, que ayer cumplió 37 años, aseguraba que el feeling encima de la moto ha sido muy diferente en el trazado australiano con respecto a 2015: «Aquí las sensaciones con la moto y los neumáticos han cambiado mucho en comparación con el año pasado, así que tenemos que trabajar; cada pista puede ser diferente».