Sólo han pasado 18 días desde su fractura de tibia y peroné

Tal y como se había especulado, Valentino Rossi se ha vuelto a subir a una moto este lunes en el circuito de Misano, donde ha realizado un test para comprobar sus sensaciones y el estado de su lesión de cara a una posible participación en el GP de Aragón este fin de semana.



El pasado viernes os informábamos de que Valentino Rossi tenía en mente realizar un test para probarse después de la fractura de tibia y peroné que sufrió el pasado 31 de agosto cuando practicaba enduro. La información, adelantada por La Gazzetta dello Sport, apuntaba que a inicios de semana el piloto italiano tenía un test programado en Misano para rodar con una Yamaha R6, comprobar cuál era su estado tras la lesión y ver si es posible correr este fin de semana en MotorLand Aragón.

Pese a que se especulaba que su vuelta a la competición llegaría en la gira asiática, Rossi parece dispuesto a acortar al máximo los plazos de recuperación y ya ha vuelto a subirse a una moto. Finalmente ha sido a una Yamaha YZF-R1, montura que suele utilizar en la mayoría de ocasiones en las que rueda en Misano, la moto con la que ha salido a rodar este lunes a puerta cerrada en el trazado en el que no pudo estar hace dos semanas en el GP de San Marino.

El medio italiano Rimini Today ha ‘cazado’ en exclusiva a Rossi entrenando este lunes y ha publicado la primicia con varias fotos en las que se puede ver al piloto del Movistar Yamaha probándose en este pequeño test que ha realizado. Parecía que se llevaría a cabo mañana, pero las altas previsiones de lluvia han hecho anticipar este entrenamiento, en el que Rossi ha podido completar pocas vueltas antes de regresar al box por la llegada de la lluvia.

Ahora falta saber las sensaciones que ha tenido, porque si son buenas, el italiano se planteará seriamente acudir al GP de Aragón. Allí tendría que pasar un control médico el jueves para recibir el apto de los médicos y probarse definitivamente el viernes sobre la Yamaha YZR-M1 para ver si es posible completar todo el fin de semana. De lo contrario, ya está confirmado que su sustituto sería el holandés Michael van der Mark.

Dicho lo cual, parece que Rossi no quiere darse por vencido en este Mundial de MotoGP 2017 aunque esté ya a 42 puntos de Marc Márquez y Andrea Dovizioso cuando faltan cinco carreras. En el caso de volver a competir en MotorLand Aragón, firmaría una recuperación de récord -22 días-, casi la mitad que la que empleó para la misma lesión en 2010.