Valentino Rossi decidirá si viaja a Aragón tras unas pruebas sobre una Yamaha R6

Valentino Rossi no tira la toalla. Aunque apenas han pasado 15 días desde que se lesionó, Il Dottore tiene esperanzas de poder participar en el Gran Premio de Aragón y para medir en qué estado de recuperación está su pierna, el italiano hará un entrenamiento privado sobre una Yamaha R6 de calle.




Aunque no se sabe con seguridad, parece que las pruebas se realizarán el próximo domingo día 17 o el lunes 18 y que se llevarán a cabo con una Yamaha R6 de calle, pues el objetivo no es más que decidir si su pierna está en condiciones de afrontar un gran premio.

Desde Corse di Moto añaden que la recuperación de Valentino parece ir por muy buen camino. No sólo se dice que se ha visto a Valentino cenando en uno de sus restaurantes favoritos de Pesaro, sino que también se afirma que le han visto acudir a sus sesiones de rehabilitación conduciendo su propio coche.

Misano 2010, Brno 2010 y Silvano Galbusera


Con estas pruebas se repite la fórmula que utilizó Valentino Rossi allá por el año 2010 después de sufrir una fractura de tibia y peroné en los entrenamientos libres del Gran Premio de Italia.

Tras 32 días de rehabilitación, Valentino volvió a subirse en una moto en el Circuito de Misano y 5 días después se subió sobre una Yamaha R1 con preparación WSBK del equipo Sterilgarda en el Circuito de Brno.

Esas pruebas se realizaron días después de que el Mundial de SBK pasase por la República Checa y Valentino pidió a Yamaha que le dejaran una R1 analizar el estado de su pierna.

Aquella prueba dio mucho que hablar, puesto que Rossi fue capaz de rodar por encima de los registros marcados por los pilotos del Mundial de WSBK. Tras esas pruebas Valentino dio algunos consejos sobre la puesta a punto de la R1 con los que creía que esa moto podría mejorar y aquellos consejos tuvieron mejores resultados de los que se esperaban, pues el equipo Yamaha hizo doblete en la siguiente cita del Mundial.

Pero no todo quedó ahí, pues en aquella prueba Valentino conoció a Silvano Galbusera y parece que hubo muy buena sintonía entre ambos, tanta como para que Rossi le llamase para que en 2014 sustituyese a Jeremy Burgess, el técnico con el que Valentino había estado desde que llegó a la categoría reina.