Rossi justifica el incidente con las dificultades que tiene para moverse en el paddock

Valentino Rossi pide perdón tras el encontronazo que tuvo con una aficionada en el paddock del Circuit de Valencia, algo que fue grabado por otro aficionado y que ha tenido más de cinco millones de reproducciones en las redes sociales.



Esta mañana se ha hecho viral un vídeo de Valentino Rossi en el paddock del Circuit de Valencia teniendo un encontronazo con una chica en el paddock del Valencia, ya que la apartó de malas maneras con el scooter mientras ella intentaba hacerse un selfie con el piloto italiano.

Tras recibir múltiples críticas por esta acción en redes sociales, Valentino ha sido preguntado por ello en su comparecencia con los medios italianos. Ha empezado su discurso bromeando sobre lo sucedido: «Espero que no me arresten cuando llegue a casa...», para luego cambiar el discurso. «Lo he visto porque me lo ha dicho Alen Bollini -jefe de prensa de Yamaha-, pero en el vídeo naturalmente no se ve lo que sucede primero, sólo la última parte. La primera cosa que tengo que decir es pedir disculpas a la señora, espero que esté bien», decía italiano.

Rossi se justifica con la gran afluencia de público que hay generalmente en el paddock, lo que dificulta mucha su movilidad para moverse de un lado a otro. «Para mí es difícil moverme en el paddock, y aquí en Valencia es una situación incontrolable, igual que en otros sitios. No es la primera vez que pido ayuda, porque cuando voy del camión al box siempre me dan golpes, me tocan la gorra, también hay gente que me frena el scooter para hacer una foto... Es difícil».

El #46 explicaba así el incidente y reiteraba sus disculpas: «Estaba intentando moverme entre mucha gente que me rodeaba, pero desafortunadamente estaba esta señora haciéndose un selfie me había frenado, e incluso tenía miedo . De todos modos, le pido perdón. Sería mejor poder moverse de un lado a otro del paddock sin tener que luchar con todos. Valencia es así, aunque es bonito porque hay siempre muchos aficionados».