Rossi saldrá segundo tras una gran vuelta en la Q2

Pese a su fantástica actuación en la Q2 de MotoGP, Valentino Rossi no las tiene todas consigo para mañana. El italiano sigue con un discurso pesimista y cree que para mañana no es candidato a la victoria. Aun así, espera «encontrar algo» antes de la carrera.



La séptima posición de Valentino Rossi en Austria ha despertado una actitud negativa por parte del italiano, que hace sólo dos días decía: «No me veo en la lucha por el campeonato». Hoy, aunque ha terminado segundo en una Q2 de récord, quedándose a sólo 84 milésimas del estratosférico registro que le ha dado la pole a Márquez, tampoco parece conforme.

Rossi ha hecho una vuelta espectacular, también por debajo del antiguo récord del circuito, pero sigue temiendo los problemas de spinning que tiene cuando lleva varias vueltas sobre su Yamaha y no se ve como candidato claro al triunfo mañana. Eso sí, espera que en el warm up pueda encontrar lo que le falta: «El problema es el de siempre. Después de varias vueltas el neumático trasero empieza a patinar mucho y la moto empieza a ser difícil de pilotar. Vista la situación, es muy importante salir desde primera fila, siempre es bueno. Todavía tenemos algo de tiempo hoy y mañana para intentar encontrar alguna cosa. Ha sido una sorpresa esta vuelta, porque ayer me sentía rápido y me encontraba bien, pero hoy hemos probado algunas cosas para mejorar pero no lo habíamos hecho. Así que estamos un poco preocupados, porque creo que hay tres o cuatro pilotos que son un poco más fuertes, así que será dura la carrera. Esperamos encontrar algo», ha dicho el italiano en Movistar MotoGP.

Sobre esos problemas de patinaje con el neumático trasero, Rossi asegura que no es algo nuevo ni que se haya producido sólo en unas carreras: «Llevamos con este problema desde el inicio de año. A veces es peor, como en Austria, y otras un poco mejor, pero es este siempre el problema. Sinceramente, no sabemos qué hacer en este momento».

Aunque Márquez asegura que teme a Rossi sobre todo de cara a final de carrera, pero el italiano no se ve fuerte para las últimas vueltas: «No, porque he probado con todos los neumáticos. Al inicio de carrera somos siempre muy fuertes, pero después de varias vueltas empezamos a derrapar mucho. Pero veremos qué sucede mañana». Por último, sobre la elección del neumático trasero, tiene claro que estará «entre el medio y el duro, pero habrá quien pruebe la blanda, porque fue muy bien en Austria».