Valentino Rossi bromea, Yamaha sigue sufriendo

El comienzo del GP de Aragón 2018 fue poco alentador para Yamaha, que vio cómo sus dos pilotos oficiales cerraron el top 10 de la primera jornada de entrenamientos. Rossi bromeó sobre la situación, pero dejó un mensaje claro: «Salvo milagro, no creo que ganemos ninguna carrera esta temporada».


«¿Un año perdido? Al menos he viajado por el mundo y he visto un montón de ciudades bonitas, estoy hablando con vosotros… No es un año completamente perdido». Se lo toma con sentido del humor Valentino Rossi, que arrancó el GP de Aragón con una discreta novena posición. El resultado de la primera jornada de libres reafirmó el mal momento que atraviesa Yamaha en MotoGP y que, salvo sorpresa mayúscula, les hará encadenar este fin de semana en Aragón su 23ª carrera consecutiva sin ganar, lo que establecería el peor registro de la firma de Iwata en toda su historia.

«Salvo milagro, no creo que ganemos ninguna carrera esta temporada», afirmaba con rotundidad el piloto del Movistar Yamaha. Rossi perdió la segunda plaza del campeonato en Misano, donde sólo pudo ser séptimo, y la tendencia que está llevando la temporada invita a pensar que ni siquiera sea posible conservar ese tercer puesto que actualmente ocupa en el campeonato. Márquez y las Ducati están uno o dos peldaños por encima en estos momentos de la temporada.

Valentino está cada vez más cerca de completar la tercera temporada de su historia sin ganar carreras, algo que sólo ocurrió en su andadura en Ducati allá por 2011 y 2012. El nueve veces Campeón del Mundo sabe que la situación es muy complicada, pero mantiene la calma y piensa en el futuro: «Es muy difícil, porque para mí después de la primera temporada de mi vuelta a Yamaha, en la que sólo gané una carrera, tanto en 2014, 2015 y 2016 la moto iba bien. Sinceramente, esta temporada está siendo muy similar a la pasada, no hay grandes diferencias. El año pasado fuimos capaces de ganar en Assen, sólo una carrera, pero aparte de las tres primeras carreras, en 2017 sufrimos como en esta temporada. Es negativo, porque sufrimos un montón desde el punto de vista técnico. Veremos qué podemos hacer, hay que mantener la calma y dar las indicaciones más precisas para tratar de arreglar los problemas en el futuro».

El italiano volvió a apuntar hacia el carácter del motor y a la electrónica como principales causantes de los problemas de agarre que tanto están penalizando a los pilotos de la firma japonesa. Su compañero, Maverick Viñales, no pudo pasar de la décima plaza en la primera jornada en Aragón, sufriendo sobre todo cuando suben las temperaturas y alegando muchos problemas de agarre, sobre todo en la entrada en curva. Se espera otro fin de semana difícil para la marca de los diapasones, inmersa en un laberinto del que no parece que vayan a salir ya en lo que queda de año.