Nueva debacle del Movistar Yamaha en agua: «Es imposible llevar esta moto en lluvia», dice Rossi

Problemas una vez más para Valentino Rossi y Maverick Viñales en condiciones de lluvia. Los dos pilotos oficiales de Yamaha han sido séptimo y noveno, respectivamente, mientras que Johann Zarco ha subido al podio con la montura del año pasado. La M1 de 2017 sigue acusando muchos problemas de agarre en estas condiciones.



Una carrera más, la lluvia ha vuelto a ser un tremendo escollo para las Yamaha oficiales. Tanto Valentino Rossi como Maverick Viñales, cuarto y quinto en parrilla, se mostraban optimistas de cara a la carrera de Sepang si se disputaba en condiciones de seco, y también eran más positivos que en otras citas si finalmente se celebraba en lluvia, al menos Viñales, que admitía haber dado un gran paso al frente en el warm up de Phillip Island y en el FP2 de Malasia con el asfalto mojado.

Sin embargo, la debacle ha sido enorme para la dupla del Movistar Yamaha, con ambos pilotos perdiendo bastantes posiciones de forma casi inexplicable durante las primeras vueltas. Mientras se daba esta situación, otra Yamaha, la de Johann Zarco, navegaba a un ritmo demoledor en la primera posición durante esos compases iniciales.

Finalmente, las dos Ducati superaban a Zarco, que se metía en el bolsillo su segundo podio de la temporada tras otra actitud colosal, mientras que Rossi y Viñales maquillaban un poco el resultado acabando séptimo y noveno, respectivamente; pero a 21 y 28.3 segundos de la primera Yamaha clasificada. ¿Cómo se explica semejante diferencia? Además de la brillante actuación de Zarco, que ha marcado la diferencia, la moto del francés ha vuelto a rendir a un nivel superior que las otras Yamaha con la pista mojada. Al menos eso es lo que apuntan los dos pilotos oficiales, que destacan que la M1 del galo -moto de 2016- se comporta mucho mejor en estas situaciones que la que ellos llevan -moto de fábrica, de 2017, evidentemente-.

«Es imposible pilotar esta moto en lluvia», ha llegado a declarar Valentino Rossi, impotente por verse tan atrasado en un circuito en el que el año pasado acabó segundo también en lluvia. «Pese a haber cambiado mucho la moto respecto al viernes los problemas eran los mismos, no teníamos agarre y era muy difícil abrir el gas, daba la sensación de que me iba a caer como sucedió en Japón», había dicho antes en Movistar MotoGP.

El italiano ha explicado sus problemas y ha destacado el potencial de la moto de 2016 en agua para explicar por qué ha habido tanta diferencia con Zarco: «Para nosotros era un fin de semana importante, porque en seco podíamos ser fuertes. Pero desafortunadamente ha llovido y con esta moto sufrimos. Sin embargo la de 2016 era mucho más rápida en agua y el año pasado quedé aquí segundo luchando con Dovizioso. Este año Zarco ha conseguido llegar al podio. Tenemos que intentar saber el por qué».

NombreValentino Rossi
Dorsal46
PaísItalia
MotoYamaha YZR-M1 2017
Ver ficha completa

Paso atrás de Maverick


Por su parte, Maverick Viñales ha escenificado un notable paso atrás respecto a las dos últimas sesiones en las que había rodado en lluvia, el warm up en Australia y el FP2 del viernes en Sepang. Las sensaciones han sido muy malas para él, que no ha podido pasar del noveno puesto. Al igual que Rossi, ha sido superado como una exhalación por Danilo Petrucci, que salía último tras una avería en la vuelta de formación de parrilla. Además, ‘Mack’ se ha llegado a batir el cobre en algunos momentos de carrera con los pilotos más lentos de este fin de semana: «Ha sido una carrera muy difícil. Estaba muy esperanzado y he salido al 100%, y desde la primera vuelta he tenido muchos sustos y he perdido muchas posiciones. Ha habido un cambio muy brusco desde el FP2 a la carrera. No se entiende muy bien por qué, pero no me sentía en la moto como en Phillip Island o la segunda sesión de libres, así que tenemos que mirar cuál ha sido el problema. Moto muy parecida, no hemos cambiado nada, sólo los neumáticos. Tenemos que mejorar la moto para 2018, será muy importante», declaraba en Movistar MotoGP.

Maverick-Vinales-GP-Malasia-MotoGP-2017-carrera

El gerundense ve inexplicable los problemas y, como Rossi, apunta a la falta de agarre como la raíz de estos malos resultados: «Nadie se lo explica. Es muy difícil. El agarre también ha cambiado mucho, había menos. A nosotros nos cuesta mucho cuando hay menos grip; si nos cuesta en seco, en agua sufrimos más. Está claro que la moto no estaba al nivel del FP2. Tenemos que ver bien los datos y que analicen los técnicos».

Ya sin opciones de título desde Phillip Island, Viñales tiene la espina clavada después de un año en el que empezó arrasando: «El campeonato lo hemos dado, porque empezamos liderando, la cosa cambió en cierto punto y no hemos sido capaces de darle la vuelta».

Tercera carrera en lluvia de las últimas cinco y nuevo desastre de Rossi y Viñales, condenados a posiciones bastante discretas con una Yamaha M1 2017 que no consiguen hacer funcionar con el asfalto mojado. La moto del año pasado volvió a funcionar mejor, sin quitar ni un ápice de mérito a Johann Zarco, que ha vuelto a salvar el honor de la firma de los tres diapasones con otra carrera espectacular.