«Malasia o nunca, Malasia o nunca, Malasia o nunca». Esto es lo que debe estar resonando desde el pasado domingo en la cabeza de Valentino Rossi, que se enfrenta este fin de semana a un gran premio que, tenga el resultado que tenga, será una carrera histórica y definitiva en la lucha por el título.

Valentino Rossi MotoGP 2015 Malasia ValenciaEl GP de este fin de semana es para Valentino la última oportunidad de oro para sentenciar el campeonato y llevarse a casa su décimo título de MotoGP. En Malasia se juega mucho y las acciones y declaraciones que estamos viendo del italiano van muy en línea con las estrategias que Valentino ha utilizado a lo largo de su carrera cuando ha necesitado ganar ventaja fuera de la pista.

Sepang, el circuito en el que Rossi figura en la parte más alta de las listas de victorias y podios –6 y 10 respectivamente–, es un trazado en el que la climatología juega un papel fundamental –tan pronto llueve a mares como hace un sol abrasador– por lo que la experiencia juega un papel destacado y Valentino sabe que allí podría dar un golpe definitivo en la mesa.

Valentino Rossi MotoGP 2015 Malasia ValenciaPero aún tenemos el GP de Valencia, donde todo apunta a que se resolverá el campeonato. El de Valencia es un circuito que nunca le ha gustado a Valentino; allí perdió el título de 2006 a favor de Nicky Hayden y es un trazado donde tan sólo ha ganado en dos ocasiones, las mismas que Márquez y Lorenzo, y cuatro menos que las victorias obtenidas por Dani Pedrosa, el rey del Ricardo Tormo.

El italiano sabe que dejarlo todo para Valencia es minimizar sus opciones, pues en la última carrera del año nadie querrá dar su brazo a torcer y donde las apuestas le sitúan en la cuarta posición. Ni Marc, ni Dani ni, por supuesto, Jorge cederán ni un milímetro en su lucha por lograr la victoria en la última carrera del año, que además es en un circuito de casa y con una inmensa masa de aficionados ante la que una victoria sabe infinitamente mejor

Valentino tiene claro que tiene dos opciones: Sentenciar el título en Malasia o dejar el campeonato prácticamente listo para rematar la faena en una carrera en la que una cuarta posición le sea suficiente, lo que vendría a ser equivalente a la primera de estas dos opciones.

«Malasia o nunca. Malasia o nunca. Malasia o nunca».