Valentino Rossi vuelve a hablar sobre el final de 2015

En una entrevista con el “Corriere della Sera”, Valentino Rossi ha hablado sobre su nutrida carrera deportiva, sobre lo que espera de esta temporada y también ha vuelto a referirse a lo sucedido en el final de la temporada 2015, comentando su rivalidad con Márquez y con Lorenzo.



El parón invernal de MotoGP está cada vez más cerca de llegar a su fin. Se acerca una de las temporadas más interesantes de los últimos tiempos y Valentino Rossi vuelve a pintar como uno de los principales candidatos al título de la categoría reina. Recién cumplidos los 38 años, el italiano no desiste en su pelea por conseguir su décima corona mundial, aunque sabe que no será una tarea fácil.

Márquez, Lorenzo y Viñales serán sus principales rivales; todos ellos españoles –«Demasiados, ¿verdad?», comenta- y con quienes mantiene una relación distinta, de la que no dudó en hablar en una entrevista en el “Corriere della Sera”: «Lorenzo, para bien o para mal, es más transparente que Márquez, menos falso. Viñales me parece más equilibrado de Lorenzo, pero ahora hay que ver si será capaz de gestionar la tensión, si cambiará bajo presión», dice Rossi. 

Su comentario sobre Márquez llegó a raíz de que durante la entrevista volvieran a sacar a la palestra el final de la temporada 2015, en la que la rivalidad y la tensión con el piloto de Cervera llegó a su máximo exponente. Rossi asegura que «fue una decepción fortísima. Sucedieron cosas que no debían pasar, una vergüenza para el deporte. He luchado contra adversarios duros y diferentes, desde Biaggi a Stoner, pero nadie se comportó como Márquez. Nunca había visto pelear así a un piloto fuera de la lucha por el título. ¿Si me arrepiento? Seguro. Si no hubiera hablado, si no hubiera reaccionado… La verdad es que me habría fastidiado igualmente, así que por lo menos me desahogué».

Pese a sus veteranía, no ha perdido ni un ápice de ilusión por su décimo título, aunque es consciente de las dificultades que supone: «La base, los ingredientes son los mismos de siempre. Puedo ganar cuando se puede ganar. Si es más difícil se puede intentar, pero no siempre. Los dos años en Ducati fueron devastadores pero, visto con el tiempo, me sirvieron para impulsar mis esfuerzos y mis deseos. El punto culminante coincidió con 2015, un año que terminó como terminó. Será más difícil, pero siempre lo ha sido».

También tuvo palabras para sus pilotos de la VR46 Riders Academy, ese nuevo proyecto que en los últimos años ha aportado un plus al motociclismo italiano con las grandes promesas que están bajo el paraguas de Valentino: «Lo cierto es que mi segunda vida ya ha empezado. Ofrece estímulos, muchos completamente nuevos. Hacer bien cada cosa es interesante, y ayudar a pilotos jóvenes me gusta muchísimo. No existía nada de este estilo en Italia, pero ahora tenemos muchos chicos que van fuerte y tienen ambiciones serias. Es bonito», relata, y añade que su relación con ellos es muy positiva: «Para ellos soy como un hermano mayor. Graziano, mi padre, siempre me ha enseñado que la arrogancia no tiene sentido, que la humildad es más divertida. No soy tan estúpido como para pensar que nadie puede ganarme, incluso en un entrenamiento con los chicos».

El italiano cerró la entrevista con una confesión. Quiere ser campeón de nuevo, pero no sólo eso: «Quiero seguir ganando, estar ahí, buscar el décimo título. Y también un hijo; me gustaría tener un hijo y creo que es el momento adecuado», concluye el #46.