Valentino Rossi vuelve a empezar una temporada desde el podio

Había dudas sobre Yamaha, había dudas sobre Valentino Rossi y sobre el inicio de temporada de los pilotos oficiales de la firma de los diapasones. Pero como es tradición, ‘Il Dottore’ ha vuelto a resurgir en un domingo de carreras para alcanzar un podio brillante y merecido en Qatar.

El piloto del Movistar Yamaha empieza igual que en 2017, con una tercera plaza en Losail, en esta ocasión tras aguantar el ritmo de Dovizioso y Márquez hasta la última vuelta, siendo espectador de lujo de la lucha entre ambos. Rossi demuestra que sigue siendo competitivo a sus 39 años y que su renovación hasta MotoGP 2020 no es nada descabellada. Eso sí, tal y como ha afirmado en la rueda de prensa post-carrera, sobre esos temas prefiere hablar en pista con buenos resultados.


Balance de la carrera. Un tercer puesto muy valioso pero que, a diferencia del tercer puesto de Qatar 2017, esta vez no le ha sorprendido: «Estoy contento. Es una muy buena forma de empezar la temporada. Personalmente, es una situación diferente a la del año pasado, porque en 2017 subí al podio y no me lo esperaba, pero esta vez sabía que podía hacer una buena carrera. Después el problema ha sido que los 10 primeros teníamos un ritmo muy similar, y había que esperar a ver qué pasaba en carrera y saber si era suficiente para llegar al podio. También estoy contento porque en los últimos meses los más rápidos han sido Dovizioso y Márquez, y estar con ellos hasta el final es una buena forma de empezar».

Ataque en las últimas vueltas para no perder la estela de Dovizioso y Márquez: «Cuando Dovizioso se ha puesto delante sabía que se podía cambiar el ritmo, y ese momento era clave para alcanzar el podio. Tenía que adelantar a Zarco y dar el máximo para seguir con ellos. Sabía que había algunos puntos en los que era rápido y haber llegado al podio es un buen modo de empezar».

Una muy buena carrera, pero no exenta de errores. Valentino recordaba el momento en el que casi se toca con Zarco a 12 vueltas para el final, cuando le ha enseñado la moto y le han acabado pasando Márquez y Dovizioso: «Creo que he pilotado muy bien durante toda la carrera, porque salía en tercera fila y pronto me he puesto en los primeros puestos. Pero he cometido un error con Zarco, porque no le quería adelantar, y cuando estás tan cerca del rebufo es complicado controlar la frenada, por lo que nos hemos ido largos los dos. En ese momento me ha pasado Márquez y luego Dovi, y he intentado luchar con él. En ese momento, todos los lobos venían por detrás, también he entrado en una curva con Petrucci 20 km/h más rápido para no perder tiempo. ¿Sin ese error podría haber luchado más con Dovizioso y Márquez? Quizá sí, pero no sé si hubiera podido ganar».

Se ha visto con opciones en las últimas vueltas, sobre todo si había mucha guerra en la pelea por la victoria: «Cuando Dovi estaba rodando en 1:55 bajos, he intentado acercarme a ellos para conseguir el podio. Luego he visto que crecía mi ventaja con Crutchlow, así que el podio estaba asegurado. Pero la segunda idea era estar lo más cerca posible, porque sabía que Márquez lo intentaría en la última curva y si se iban largos me podría acercar. Pero estaba demasiado lejos y no han perdido demasiado tiempo. Ha sido un gran espectáculo visto desde atrás».

Pese a que cree que han mejorado este fin de semana en todas las áreas, incluida la electrónica, el rendimiento para las siguientes carreras es una incógnita: «Lo bueno y lo malo es que de una pista a otra las diferencias de la moto son grandes. No sabemos qué pasará en Argentina».

A sus 39 años, sigue en forma. ¿Una forma de callar a quienes dudaban de su potencial tras anunciarse su renovación hasta MotoGP 2020?: «En este deporte, como en el resto, sólo hay una cosa importante: los resultados. Puedes hablar mucho, pero al final lo único que importa es lo que pasa en pista. Al final, yo no corro para demostrar a la gente que no soy demasiado mayor, simplemente lo hago para demostrarme a mí mismo que puedo estar al máximo nivel».