Continúan la preocupación y los altibajos para Yamaha

Después de un positivo inicio en los test de Qatar de MotoGP 2018, la situación vuelve a ser delicada para Yamaha. Rossi y Viñales siguen acusando problemas de aceleración, propiciados por una electrónica que no está al nivel de las de Ducati y Honda, y que actualmente es el gran talón de Aquiles de la marca de los diapasones.


La pretemporada de MotoGP 2018 está siendo una especie de montaña rusa para el Movistar Yamaha. Todo empezó de maravilla en las dos primeras jornadas en Sepang, pero se torció en la última y fue aún peor a lo largo de los entrenamientos en Tailandia. En Qatar, un circuito que habitualmente le va bien a la marca de los tres diapasones, las cosas arrancaron mejor merced al liderazgo de Viñales en la primera jornada, pero las dudas continúan en el seno del fabricante japonés.

El principal problema para Yamaha es que además sus principales rivales están cuajando una gran pretemporada. Así sucede con Ducati, con Honda… e incluso con Suzuki, que hoy ha liderado con Iannone, mientras que Rins ha terminado quinto.

Para Valentino Rossi, estos entrenamientos están «a medio camino entre los de Sepang y Tailandia. En Malasia fue el test en el que mejor estuvimos, sufrimos más en Buriram y aquí estamos en el medio», dice el #46, que no duda en afirmar que la situación no ha variado mucho en este invierno con respecto a cómo terminó el 2017: «Creo que estamos más o menos al mismo nivel que al final de la temporada pasada».

El punto débil sigue siendo la electrónica, que está haciendo arrastrar problemas de aceleración. Ése sigue siendo el foco en el que ha de seguir trabajando Yamaha: «El nuevo chasis me gusta, la moto gira mejor. Pero creo que tenemos que seguir trabajando con la electrónica porque sufrimos en aceleración. Es difícil salir de las curvas, sobre todo cuando estamos con neumáticos usados, y en este punto de vista nuestros rivales son mejores», añade Rossi, 11º en esta segunda jornada de entrenamientos en Qatar a siete décimas de Iannone.

El italiano, además, está teniendo dificultades con el neumático delantero en Qatar y asegura que el que más le gusta, el compuesto medio, no llega a final de carrera. «Dovizioso es el que más me ha impresionado hoy», ha zanjado el #46.

Viñales: «Tenemos que espabilar»


Similares sensaciones ha tenido su compañero de box, Maverick Viñales, que ha pasado de la primera plaza del día inaugural a la séptima de hoy. El gerundense cree que han de mejorar en todo, pero incide también en la electrónica: «Necesito un poco en todas las áreas, pero perdemos mucho en aceleración. Ahí no me he sentido bien, ya que la moto patina y la electrónica trabaja mucho».

Consciente de la cercanía del inicio de temporada, a dos semanas vista en el mismo trazado, Viñales advierte: «Perdemos mucho en todas las áreas. Tenemos que espabilar, la carrera se acerca». Ha terminado a casi medio segundo del tiempo de Iannone con la Suzuki, mejorando en sólo dos milésimas su registro de la primera jornada.

Una vez más, Yamaha demuestra que no tienen todo en su sitio y que se encuentran ahora mismo un peldaño por debajo de Honda y Ducati, con la incógnita de hasta dónde puede llegar Suzuki tras su excelente pretemporada. La dinámica de los de Iwata es calcada al final del curso pasado. Entre tanto, Johann Zarco sigue a lo suyo; cuarto en el primer día, cuarto en el segundo y con buenas sensaciones. El francés ha vuelto a ser la mejor M1 en otra jornada de test.