Rossi acabó segundo en Termas de Río Hondo

Valentino Rossi rompió una sequía de más de siete meses y volvió al podio de MotoGP. El italiano finalizó segundo en el GP de Argentina tras superar a Dovizioso en su duelo particular en la última vuelta, precisamente en el día en el que se cumplían 23 años del debut mundialista del #46. «He visto las imágenes de ese día y ha sido muy gracioso, porque parecía otra era, la televisión estaba en blanco y negro», bromeó.


Los años no pasan por Valentino Rossi. El domingo del GP de Argentina se cumplían exactamente 23 años desde su debut en el Campeonato del Mundo, que se produjo en el GP de Malasia de 1996 en la categoría de 125cc, efeméride que celebró desde el podio tras un gran segundo puesto en Termas de Río Hondo. Fue el primero del resto en un fin de semana en el que Marc Márquez no tuvo rival. A sus 40 años, Rossi pisó el podio por 234ª vez en su carrera deportiva y regresó a él tras una ausencia de más de siete meses desde el GP de Alemania del año pasado.

El italiano se quitó la espina de las dos últimas carreras de 2018, en las que sendas caídas le dejaron sin opciones de subir al cajón cuando ya lo estaba acariciando, y logró un resultado que le sitúa en el tercer puesto del campeonato. «He pilotado como cuando era joven», bromeaba el #46 nada más acabar la carrera en las entrevistas en el parque cerrado.

Después, en la rueda de prensa post-carrera, hacía un análisis de un resultado bastante positivo: «Estoy muy contento, porque no subía al podio desde Sachsenring. Es mucho tiempo sin un podio, también porque en las dos últimas carreras de 2018, Malasia y Valencia, estaba fuerte y cometí errores. Terminé el campeonato con un mal sabor de boca. Es un resultado importante para mí y también para Yamaha, y ha sido un buen fin de semana. Trabajamos muy bien desde el viernes con los neumáticos y con la puesta a punto de moto, rodé rápido desde el FP1 y la carrera ha ido bien».

«Esperaba haber sido más rápido, así que intenté superar a Dovizioso y abrir un hueco, pero con más temperatura tuve más dificultades. Dovi estuvo por delante durante la mayor parte de la carrera, pero me pude quedar a su rueda. Para ganarle tenía que ser muy preciso y lo he intentado en la curva 7 porque tenía buen ingreso en curva, y no me he ido largo. Ganar a Dovizioso en la última vuelta ha sido fantástico», añadió.

Rossi cree que haberse clasificado en la segunda fila de parrilla (salió cuarto) fue clave para el resultado de la carrera: «La Q2 es siempre muy difícil, porque al final todo el mundo es capaz de exprimir la moto y los neumáticos al 120%, y si lo haces al 110% ya sales desde la tercera línea. Así que empezar desde la segunda fila, sin duda, es mejor. También llegué preparado a los clasificatorios porque tenía buen ritmo».

El piloto del Monster Energy Yamaha fue uno de los pocos que apostó por el neumático medio trasero, decisión que le salió bien: «Me sentía muy seguro de utilizar el medio, porque hemos trabajado muy duro durante los entrenamientos. Esta mañana he usado el blando y me sentía un poco mejor, pero me gustaba más el medio. En términos generales, no tienes una solución perfecta para todo el mundo, la diferencia la marca el piloto. Esperaba ser más rápido, pero con Dovizioso estábamos muy a la par y en las últimas vueltas creo que el neumático medio me ayudó un poco».

Sobre la progresión de la Yamaha respecto al año pasado, Valentino se muestra cauteloso pese al podio de Termas de Río Hondo: «Es muy difícil de decir, porque en MotoGP actualmente la situación cambia de un día a otro. Un día estás en el top 5 y el sábado te quedas fuera de los 15 primeros. Puede cambiar mucho de circuito en circuito, así que tenemos que ir carrera a carrera. Ahora vamos a Austin, el que posiblemente sea el circuito más difícil de la temporada. Pero me gusta, porque es muy técnico y en los últimos años hemos conseguido buenos resultados allí».

23 años después del debut: «Parecía otra era, la televisión estaba en blanco y negro»


Como mencionábamos anteriormente, el domingo se cumplían justo 23 años desde el debut de Rossi en el Campeonato del Mundo. Tanto tiempo después, y con los 40 ya cumplidos, el italiano sigue tan motivado como el primer día: «Esta mañana había visto las imágenes y ha sido muy gracioso, porque parecía otra era, la televisión estaba en blanco y negro. Sigo aquí porque me gusta. En la primera parte de mi carrera ganaba muchas carreras y campeonatos, y luego llega un punto en el que se te hace más difícil porque llegan oponentes cada vez más jóvenes y más fuertes. En ese momento quizá tienes que decidir si prefieres estar en casa mirando tus trofeos y sentirte feliz por ello, o si prefieres seguir luchando porque disfrutas, y creo que ese es mi caso», zanjó.