Rossi sale de Motegi por detrás de Quartararo en la general

Valentino Rossi suma su cuarto 'cero' de la temporada en Japón tras irse al suelo cuando rodaba en la 11ª posición.


La mala racha de Valentino Rossi sigue su curso. El piloto italiano está afrontando la que probablemente sea su peor temporada como piloto de Yamaha (amén de los dos años de calvario en Ducati) y la carrera del GP de Japón así lo demuestra. Mientras las otras tres Yamaha han acabado entre los seis primeros, el piloto italiano ha sufrido su cuarto abandono de la temporada tras caerse a cuatro vueltas para el final.

Lo más negativo para Rossi no ha sido el abandono en sí, sino que además estaba rodando 11º y a 14 segundos de la cabeza de carrera en el momento de la caída. Mientras que Quartararo, Viñales y en ocasiones también Morbidelli demuestran la evolución de Yamaha en la segunda mitad de temporada, Rossi está inmerso en un importante bache de resultados. No sube al podio desde Austin y, antes de la caída de Motegi, llegaba de encadenar dos octavos puestos consecutivos.

«El problema es que sufrimos mucho en cuanto a aceleración y después, en cuanto a velocidad, somos muy lentos. Aquí, si hubiésemos clasificado más arriba, se podría haber hecho mejor, ya que mi ritmo no era malo; aparte de los tres primeros, el resto estaban más cerca», explicaba Valentino Rossi sobre la carrera de este domingo en Motegi.

Después de esta caída y del segundo puesto de Quartararo en la carrera de este domingo, Rossi baja a la séptima plaza del campeonato tras ser superado por el debutante francés. La general refleja ahora que el nueve veces Campeón del Mundo es ahora el tercer piloto de Yamaha, a 31 puntos de Viñales y a 18 de Quartararo.

Ahora llegan trazados propicios para Rossi, como Phillip Island, donde ha ganado en ocho ocasiones; y como Sepang, donde el año pasado lideró buena parte de la carrera en solitario hasta que se fue al suelo. Aparte de todo esto, cabe recordar que el año que viene cambiará de jefe de mecánicos, con el español David Muñoz sustituyendo a Silvano Galbusera después de seis temporadas. Un cambio que demuestra el afán del piloto italiano por buscar soluciones para volver a estar luchando por los puestos de cabeza.

Por último, Rossi se tomaba con humor el "problema" de Márquez, cuya moto se quedó sin gasolina nada más acabar la carrera y le obligó a ser remolcado para llegar al parque cerrado: «Ya lo decía Enzo Ferrari: la máquina de carreras perfecta es la que se rompe cuando pasa la meta, porque quiere decir que va al límite. Me gustaría tener ese problema; ganar y volver después al box a pie, lo haría».