Interesante entrevista a Valentino Rossi en Italia

Un año más, Valentino Rossi ha concedido una amplia y amena entrevista a la emisora italiana ‘Radio Deejay’, en la que ha hablado sobre varios temas: problemas de la Yamaha, test en Sepang, temporada 2017, vida más allá de las carreras… Todo ello, conjugando momentos de ironía y otros de análisis sobre lo que ha dado de sí el año.



Balance de los test de Sepang de esta semana: «Han ido bastante bien. Hemos rodado con el chasis antiguo, el de 2016, y estamos de acuerdo en que el de esta temporada era un poco peor. Pero tenemos que esperar a la moto del año que viene, en realidad, que llegará en febrero. La base de salida será la de la moto de 2016. Ahora es un momento delicado, y de aquí a febrero Yamaha tiene que dar un salto de calidad».

Sobre las dificultades de Yamaha en 2017: «Hay que decírselo a nuestros ingenieros japoneses. El problema ha sido que llegó Viñales desde Suzuki, y él fue rápido inmediatamente con esta moto y yo nada más probarla no fui bien, ni en Valencia ni en Sepang en noviembre. Teníamos muchas dudas, pero como Viñales estaba yendo tan fuerte, pensaba “quizá soy yo, que estoy cansado al final de año…”, y seguimos con el nuevo. Pero al final ha sido un error y hemos perdido mucho tiempo, este año ha sido dificilísimo».

Análisis personal de los problemas de la M1 este año: «En mi opinión, la moto va mal cuando la pista tiene poco agarre y hace calor. En los test de Malasia el grip era muy bueno con el asfalto nuevo, y después en las tres primeras carreras del campeonato fuera de Europa éramos muy fuertes, porque son pistas con mucho agarre y además en Qatar se corre de noche, por lo que las temperaturas son más bajas y la moto iba muy bien. Llegamos a Jerez, donde hacía más calor, y ya en las carreras en Europa empezamos a tener grandes problemas».

Año complicado y segunda lesión grave en su carrera: «Me he roto tibia y peroné, que duele mucho. Es romperse una pierna. Es algo que ya me pasó en 2010 en Mugello, y según me sucedió estaba desesperado por tres cosas: una, porque me dolía mucho; dos, porque sabía por lo que tenía que pasar; y tres, porque sabía que la última posibilidad de campeonato se escapaba. En cuanto a puntos en el campeonato estaba cerca, pero era muy pesimista porque no era lo bastante rápido como para ganar el Mundial. La lesión fue una caída estúpida, a 30 km/h, y lo pagué carísimo».

¿Qué pasará cuando deje MotoGP?: «Alguno de mis rivales se pondrá muy contento cuando esto suceda (Ríe)».

Sobre el cariño que recibe de la afición y por qué es el piloto con más repercusión: «Puede deberse a muchas cosas. He tenido una trayectoria muy larga y he ganado mucho. Y luego mucha gente se enamoró. Aparte, en Italia esto ha hecho conocer el motociclismo a mucha gente que antes no lo seguía».

Fans en todo el mundo: «Tengo muchos seguidores en España y es un gusto. Sinceramente, no sé por qué tengo tantos (Risas). También en Inglaterra, Australia, y también en los últimos años en Malasia, Tailandia, Indonesia… Allí es increíble la pasión por MotoGP, ha subido vertiginosamente».

Vida más allá de las carreras: «Digamos que sí, que tengo miedo a retirarme. Pienso que cuando deje MotoGP, quizá esté otra decena de años corriendo en deportes de motor, evidentemente a un nivel más bajo, en rallies pero también en circuitos. Pero me gustaría mucho correr en competiciones como las 24 Horas de Le Mans. Quizá corramos juntos Alonso y yo (Ríe)».