El piloto italiano cree que sería beneficioso para Yamaha

Valentino Rossi opina que resultaría positivo para Yamaha tener otra moto oficial en pista, tal y como tienen Honda y Ducati actualmente, ambas marcas con esa moto alojada dentro de una estructura satélite.



Yamaha cerró con sabor agridulce la primera mitad de temporada de MotoGP 2017. Bien es cierto que sus dos pilotos oficiales están metidos en la lucha por el campeonato -Viñales 2º a 5 puntos, y Rossi 4º a 10- y que los satélites están teniendo un magnífico debut en la categoría reina, pero en la firma de los tres diapasones no las tienen todas consigo. Sobre todo, cuando alcanzado el ecuador de la temporada, el líder es Marc Márquez.

El debate sigue abierto sobre qué chasis es mejor; si el estándar que se estrenó para esta temporada 2017 y es del agrado de Viñales, o el nuevo que se probó en los test de Montmeló y le gusta más a Rossi. Mientras el debate sigue su curso, Valentino Rossi cree que lo más favorable para Yamaha sería poner una tercera moto oficial en pista, como sucede en el caso de Honda -Crutchlow- y de Ducati -Petrucci-.

‘Il Dottore’ aboga por esta posibilidad que serviría a Yamaha para tener una tercera opción en el desarrollo de una M1 que no acaba de encontrar el equilibrio y que ha sufrido en varios circuitos en lo que va de temporada. El italiano dio su opinión en La Gazzetta dello Sport: «Obviamente debe llevarla un piloto rápido. Nakasuga -piloto probador de Yamaha- es bueno porque ha ganado el campeonato japonés de Superbike y las 8 Horas de Suzuka, pero no es tan rápido».

En el caso de poner una tercera moto oficial en pista, lo más lógico sería que Yamaha pensara en alguno de sus dos pilotos satélites, Johann Zarco y Jonas Folger. Ambos ya han demostrado un gran nivel con la especificación del año pasado, que es la que utiliza el equipo Tech3, una moto que se ha mostrado incluso más competitiva que la oficial en determinadas situaciones, como en Jerez, Montmeló o Sachsenring.

Así las cosas, está por ver hasta dónde llega la sugerencia de Rossi y si Yamaha accederá a poner otra M1 de 2017 en pista para igualar prestaciones con Ducati y Honda, y así tener tres motos con especificaciones Factory.