Nuestra experiencia en la Reunión KTM Adventure 2018

El pasado 28 de septiembre acudí a la V Reunión KTM Adventure, que tuvo lugar en Mojácar, Almería. Esta cita me permitió recorrer nada menos que 1.800 km sobre una 1290 Super Adventure S en solo tres días, una oportunidad única de disfrutar como un enano sobre esta espectacular moto e impregnarme por completo de la auténtica esencia Ready To Race.


La recta final de este año 2018 está siendo para mí un verdadero maratón de resistencia en moto. Además de hacer dos veces el recorrido de nuestra Xtreme Challenge, he hecho un viaje Barcelona-Madrid, un Madrid-Almería y aún tengo pendiente un Valencia-Lisboa, todos ellos en moto y todos ellos por las carreteras secundarias con más curvas de las que puedas soñar en tu carretera perfecta.

Las rutas de resistencia en moto están en pleno auge y estoy disfrutando de ello de forma intensiva, algo en lo que ha tenido mucho que ver la V Reunión KTM Adventure, una experiencia de fin de semana que ya guardo entre mis mejores recuerdos moteros.

El plan era realizar una ruta On y Off-Road por la zona de Almería el sábado 29 de septiembre, pero para eso tenía que viajar desde Madrid y aunque me hubiera gustado hacer un viaje diferente, tuve que ir “marcando buenos parciales” para llegar al briefing donde nos explicarían todo lo necesario para el día siguiente.

Si bien preferiría haber hecho un recorrido más relajado, esa primera etapa del viaje fue una experiencia en la que comprobé que la KTM 1290 Super Adventure S es una buena moto para este tipo de desplazamientos.

La moto para la Reunión KTM Adventure

KTM 1290 Super Adventure S 2017

Motor1.301 ccPotencia160 cv
Peso215 kgPrecio17.999 €
La KTM 1290 Super Adventure S 2017 es la nueva denominación de la trail más brutal de la marca austriaca. Además, llega con ligeras modificaciones que la mantienen como una de las referencias del mercado.
Ver ficha completa

Sábado 08:10 am. Salida


Antes de que el sol asomase tras el mediterráneo, nos dimos cita en el parking del hotel desde donde se daba la salida. Y desde allí pusimos rumbo a una ruta marcada en la app de Billy Goat Garage, que nos sirvió de excelente guía durante toda la jornada.

Apenas recorrimos los primeros kilómetros y ya me quedó claro que la jornada iba a ser súper divertida. Las carreteras, más que haber sido bien escogidas, parecían haber sido hechas para este evento, pues contaban con buen asfalto y eran muy muy reviradas, haciendo que la conducción fuese una auténtica gozada.

Trascurridas un par de horas, llegamos al primer tramo Off-Road cuya dificultad fue creciendo poco a poco. Aun sin llegar a ser un recorrido difícil, sí tenía algunas “trampas” en forma de tierra suelta o pendientes pronunciadas, detalles que hacían aún más divertido el recorrido.

La KTM 1290 Super Adventure S iba demostrándome kilómetro a kilómetro lo fácil que es hacer las cosas con ella. En los tramos de carretera, su agilidad y la potencia a la salida de las curvas convertían la ruta en una explosión de sensaciones; mientras que en los caminos y zonas Off-Road según iba cogiendo confianza con ella, mejor me lo pasaba.

La parada para la comida estaba programada en las instalaciones de Fort Bravo, el antiguo estudio cinematográfico que recrea el Salvaje Oeste, pero justo antes de llegar allí teníamos preparado un tramo por un puerto de montaña que guardaré por muchos años en mi cabeza.

No sé los kilómetros que fueron, pero sólo te puedo decir que es lo más parecido a una interminable montaña rusa para moteros; excelente asfalto, curvas perfectas con buena visibilidad, paisajes espectaculares y ni un solo coche en muchísimos kilómetros…

En este punto, además de ponerle una matrícula de honor a la KTM 1290 Super Adventure S que me acompañó todos estos días, tengo que ponerle un broche de oro a los Continental TKC 70 que montaba mi moto, pues no me podía creer que unos neumáticos mixtos pudiesen hacer semejante trabajo en una carretera de curvas y que, al mismo tiempo, me diesen tanta confianza en los recorridos Off-Road que ya había afrontado. En serio, ¡unos neumáticos súper recomendables!

Tras el parón de la comida, en el que tuvimos un divertido Western-Show de postre, volvimos a la acción para completar un recorrido en el que volvimos a mezclar tramos Off-Road con kilómetros y kilómetros de curvas y paisajes espectaculares.

Sábado 08:30 pm. Llegada


Poco más de 12 horas después de la salida, llegábamos al mismo parking del hotel. Algo cansado, pero con una gran sonrisa en la cara tras haber completado con éxito la ruta completa (opción larga) y haber disfrutado como un enano del recorrido.

Tras una rápida ducha, llegaba el turno de la cena y la entrega de premios, un excelente momento para compartir las vivencias con un gran número de participantes, pues después de haber vivido todos las mismas experiencias, el ambiente reinante era mucho más que familiar, que es lo que persigue –y consigue– la organización con este evento tan Ready To Race.

Domingo 06:50 am. Vuelta a casa


La ruta de vuelta a casa quería tomármela con tranquilidad, al contrario que el camino de ida. Pero también quería hacer un recorrido diferente y no “chuparme” aburridos kilómetros de autovía, así que decidí volver a madrugar, ponerme en ruta bien temprano y trazar un camino de vuelta a casa tan divertido como el del día anterior.

¿El resultado? 1.800 km de curvas y más curvas sobre una KTM 1290 Super Adventure S que repetiría mañana mismo si me lo propusieran.