La guerra entre Donald Trump y la Unión Europea que puede machacar a Harley-Davidson

Las brutales medidas arancelarias al acero y al aluminio extranjero anunciadas por Donald Trump han provocado una respuesta inmediata de la Unión Europea, que amenaza con imponer también sus propios aranceles a productos estadounidenses, como las motos Harley-Davidson.


No es la primera vez que hablamos de guerras comerciales entre EEUU y la Unión Europea, pero la escalada de amenazas arancelarias ha sido muy palpable en los últimos días a los dos lados del Atlántico. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien ha hecho del proteccionismo una de las banderas de su política económica de una forma más real o más populista, ha anunciado que se impondrán aranceles del 25% al aluminio y de un 10% al acero extranjeros, un movimiento que ha despertado gran malestar entre gobiernos y empresas de todo el mundo. En Bruselas no se han quedado de brazos cruzados y el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha confirmado que preparan una respuesta dirigida a conocidas marcas estadounidenses de ropa, bebidas o motos. Marcas como Harley-Davidson también podrían ser gravadas con impuestos de un 25% en su importación en Europa.

La patronal europea de las marcas de motos ACEM ha mostrado su preocupación por estas informaciones y comprende la respuesta de la UE, pero asegura que la industria de la moto se vería gravemente afectada si esta disputa amplía su recorrido en el terreno legislativo. No sólo Harley-Davidson y toda su estructura estadounidense se vería afectada por los nuevos impuestos sino que todos los trabajadores de la marca en terreno europeo también se verían afectados muy negativamente por la medida. Además, esta acción podría provocar una contra-respuesta de la administración Trump con nuevas medidas arancelarias a las exportaciones de marcas de motos europeas y del resto del mundo que supondría una auténtica tragedia económica para el sector.

Para que nos demos cuenta de las dimensiones de este problema, las exportaciones de motos europeas a EEUU suponen casi el 30% del total, unos 483 millones de euros, y las marcas de accesorios de moto exportaron productos por valor de casi 140 millones de euros, más de un 30% del total de sus exportaciones (EUROSTAT 2016), situándose como el primer mercado para las marcas europeas.

Pretendiendo proteger su industria, muchos creen que Trump hace un flaco favor a la economía dentro de sus fronteras. Si con los nuevos aranceles que quiere imponer, cree proteger a las empresas de este sector, las represalias desde el extranjero pueden afectar de manera muy negativa a la mencionada Harley-Davidson, pero también a otras marcas estadounidenses como Levi’s o del bourbon. De hecho, la empresa de Milwaukee ha reconocido en un comunicado que las consecuencias de esta guerra tendrían un «impacto significativo» en sus ventas. Harley-Davidson ha dejado claro que apoya un comercio libre y justo y considera que los aranceles encarecerán los precios de todos los productos que contengan esos metales independientemente de su origen.

Esta guerra llega en un momento delicado para Harley-Davidson, cuyas ventas globales han caído un 6,7% en 2017 mientras que en los EEUU las caídas han ascendido hasta un 8,5%. Además, de llevarse a cabo la medida, podría costar unos 146.000 empleos en EEUU según algunos analistas, es decir, por cada empleo creado en el metal gracias a los aranceles, se destruirán al menos cinco en otras industrias.

Esperemos que la sangre no llegue al río…