La cita tailandesa del Mundial de Superbike será, esta vez sí, la última de Troy Bayliss en activo. El piloto australiano de 45 años cuelga el mono definitivamente en lo que a la velocidad se refiere, aunque seguirá compitiendo en pruebas de ‘flat track’.

Foto: Ducati

El nombramiento de Troy Bayliss para sustituir al lesionado Davide Giugliano en la cita inaugural de Phillip Island sorprendió a propios y extraños. Su gran rendimiento, no tanto. Mucho menos a Ducati, que renovó su confianza en el tricampeón para seguir llevando la Panigale en Tailandia.

Se especulaba con su continuidad en las rondas de Motorland y Assen, pero el mismo Troy quiso salir al paso de dichos rumores tras la segunda manga de Tailandia, donde confesó que el final definitivo de su periplo en las Superbike había llegado; asegurando que había llegado el momento de volver a casa junto a su familia y dejar paso a los pilotos jóvenes.

En total han sido cuatro carreras -13º y 16º en Australia y 9º y 11º en Tailandia- para un total de 152, con un impresionante bagaje de 52 victorias (segundo de todos los tiempos), 94 podios, 26 Superpoles, 35 vueltas rápidas y 2.442 puntos. Y, por supuesto, tres títulos mundiales, logrados en 2001, 2006 y 2008, todos con Ducati.

También compitió durante tres temporadas en MotoGP -entre 2003 y 2005-, y retornó como ‘wild card’ en la última prueba de 2006, donde consiguió una histórica victoria en la Comunidad Valenciana, su primera y última en la categoría. Sumó un total de cinco podios en la clase reina, donde su mejor resultado final fue el sexto puesto logrado en la temporada 2003.

Con el adiós definitivo de ‘Baylisstic’ -que después matizó en Twitter que se refiere sólo a Superbike-, Ducati tendrá que buscar otro sustituto para Giugliano de cara a Motorland. El español Xavi Forés y el italiano Michele Pirro parecen ser los dos principales candidatos.